Más empresas, menos agentes sociales

La reforma laboral introdujo cambios en la estrategia de cualificación de los trabajadores. Ahora se destinan más fondos a los cursos internos de las compañías y menos a los de sindicatos y patronal. Además, se introduce la competencia para hacer más con menos.

Más formación en las empresas y menos cursos organizados por patronales y sindicatos. Es una de las principales consecuencias de la última reforma laboral en las políticas de cualificación de los trabajadores españoles, según plasman los números del informe de actividad de la FundaciónTripartita al que ha tenido acceso EXPANSIÓN.

Hace sólo dos años, ya en plena crisis económica y con un pronunciado descenso de las cotizaciones a la Seguridad Social que financian estas actividades, los agentes sociales gestionaron 428 millones de euros para mejorar la preparación de los ocupados de nuestro país a través de los cursos denominados de oferta; es decir, los que planifican y convocan los sindicatos mayoritarios -Comisiones Obreras, UGT y el gallego CIG- y las principales patronales -CEOE yCepyme-.

En 2012 estas mismas organizaciones han gestionado 117 millones de euros, tras los cambios introducidos en este sistema mediante la reforma laboral del nuevo Ejecutivo popular que llegó al poder a finales de 2011. O lo que es lo mismo, los fondos para la formación de los trabajadores controlados por los agentes sociales han descendido un 72% en dos años y de 2011 a 2012 la caída ha sido del 70%.

Empresas
Este capítulo de la formación continua de los trabajadores de nuestro país es lo que se denomina formación de oferta o subvencionada. De otro lado, las empresas españolas pueden hacer uso de la denominada formación de demanda o bonificada. En esta fórmula, las compañías se benefician de bonificaciones en sus cotizaciones a la Seguridad Social en función de las aportaciones que realizan cada mes las propias empresas y los trabajadores a través de sus nóminas en concepto de Formaciónprofesional (0,6% los empleadores y 0,1% los empleados). Las nuevas líneas estratégicas introducidas por el Gobierno han acentuado el crecimiento de la partida presupuestaria destinada a este tipo de formación en detrimento de la que gestionan los agentes sociales.

En los años 2006 y 2007 sindicatos y patronales mayoritarios gestionaban una partida mayor que la que recibían las empresas en bonificaciones. En el año 2008 esta tendencia comenzó a invertirse, acentuándose desde el año 2010. En ese ejercicio sindicatos y patronal controlaban como se ha citado 428 millones de euros y las empresas se bonificaron 507 millones de euros. Pero en 2012 se ha producido un salto significativo y mientras los empleadores se han bonificado 560 millones de euros para formar internamente a sus plantillas, los agentes sociales sólo han recibido 117 millones.

Este pronunciado descenso en la formación gestionada por los agentes sociales no sólo se debe a cuestiones estratégicas.

Presupuesto
Una parte significativa de la caída es consecuencia de la reducción de las cotizaciones sociales por el descenso de ocupados y por tanto a la disminución del presupuesto para la formación de trabajadores.En 2010, ya en crisis, este presupuesto alcanzó su máximo histórico: 1.545 millones de euros. En 2012 ha sido de 951 millones, un retroceso del 38% -España ha perdido más de tres millones...

Leer el artículo completo aquí

Más artículos de Expansión.com

Así va la Bolsa

PUBLICIDAD