El luso BCP reembolsa los 700 millones de euros restantes de ayuda estatal

Lisboa, 9 feb (EFE).- El Banco Comercial Portugués (BCP), la mayor entidad privada del país, reembolsó hoy los 700 millones de euros que tenía pendientes de la ayuda estatal que le fue concedida en 2012 para reforzar sus ratios de capital.

En un comunicado remitido a la Comisión del Mercado de Valores Mobiliarios (CMVM), la entidad confirmó el reembolso y señaló que "marca el regreso a la normalización de la actividad del BCP".

El Banco Central Europeo (BCE) ya había autorizado esta operación, que estaba sujeta al éxito de la ampliación de capital de 1.330 millones de euros que el banco portugués concluyó el viernes pasado.

Además de reforzar sus ratios y devolver la ayuda estatal, la ampliación sirvió para aumentar la posición en el banco del grupo chino Fosun, que ahora tiene en sus manos cerca del 24 % del capital.

La petrolera angoleña Sonangol (15 %), el fondo estadounidense Blackrock (3 %), la eléctrica lusa EDP (2 %) y otros accionistas menores completan la estructura del banco.

El BCP, presidido por Nuno Amado, tuvo que recurrir en 2012 a una ayuda estatal de 3.000 millones de euros que se ejecutó a través de los llamados "CoCos" -instrumentos financieros híbridos- con el objetivo de reforzar su solvencia, como exigen las autoridades europeas.

Otros bancos lusos también necesitaron fondos públicos. La estatal Caixa Geral de Depósitos (CGD) recibió 1.650 millones de euros, el Banco Portugués de Inversiones (BPI), 1.500 millones, y el banco Banif, 1.100 millones de euros.

Todas estas inyecciones de fondos procedentes de la "hucha" de la troika sirvieron a la banca portuguesa para cumplir con las exigencias de la Autoridad Bancaria Europea (ABE) de refuerzo de sus ratios de capital durante la crisis financiera.

Así va la Bolsa