Mercados españoles cerrados en 7 hrs 31 min

Los millennial de más edad están dejando la ciudad por nuevos tipos de barrios residenciales

¿Por qué vivir en una metrópolis cuando puedes encontrar las ventajas de lo urbano en un barrio residencial?

Los millennial más viejos se están dando cuenta de que ya no tienen una buena respuesta para esa pregunta. El resultado: están migrando hacia las afueras de las ciudades.

Según una investigación hecha por Zillow, casi la mitad de los millennial propietarios de viviendas viven en zonas urbanas periféricas y la mayoría, cuando compran una casa, se quedan en la misma área metropolitana.

Annie Radecki, gerente de John Burns Real Estate Consulting, señaló que los constructores están enfocados en la creación de entornos “surbanos”, o complejos iguales a los urbanos pero en los suburbios.

Si bien los millennial podrían haberse estremecido en otro momento con la idea de irse a zonas periféricas, esta generación (que supone el 42% de los compradores de viviendas, más que cualquier otra) está cambiando el ajetreo y bullicio de la ciudad por barrios menos caóticos. Y muchos de estos entornos “surbanos” les proporcionan a los millennial el tipo de servicios de los que disponían en la ciudad, incluidos gimnasios, tiendas de comestibles de alta calidad y restaurantes populares.

Village at Valley Forge, en King of Prussia, Pensilvania, es una comunidad de lujosos apartamentos, casas adosadas, condominios y residencias para ancianos que cuenta con tiendas, restaurantes, gimnasio, centro de salud y oficinas. Es la alternativa “surbana” a la vida en la ciudad [una combinación de espacio urbano y suburbano].

Filadelfia: un caso de estudio

Las afueras de Filadelfia albergan una de las zonas suburbanas que más crece: King of Prussia, Pensilvania. Parc, un restaurante francés de la parte alta de Filadelfia, en Rittenhouse Square, solía ser el restaurante que más facturaba en el área metropolitana de Filadelfia. Sin embargo, Radecki comentó que City Works, situado a 32 kilómetros de la ciudad, en la zona de uso mixto de Village at Valley Forge en King of Prussia, le está pisando los talones.

“Antes del proceso de remodelación posterior al fracaso de un campo de golf en el llamado centro ‘surbano’, King of Prussia era conocido por su centro comercial, el IKEA, los problemas de tráfico y sus edificios de oficinas vacíos y anticuados. Hoy, Village at Valley Forge ofrece un calendario completo de eventos barriales, un Wegmans abierto 24 horas, un REI, varios restaurantes de comida rápida y saludable, carriles para circular en bicicleta, senderos para caminar y el nuevo Hospital Infantil de Pensilvania”.

Recientemente, añadió, Toll Brothers (TOL) abrió Brownstones en Village at Valley Forge y ha vendido al menos 40 unidades desde su apertura el año pasado. No obstante, Radecki dice que si hace cinco años le hubiéramos preguntado a cualquier persona nacida en los años 80 si viviría en un lugar por el estilo, no hubiera podido responder por qué alguien podría querer mudarse.

El atractivo de mudarse afuera de la ciudad

“Pregúntale ahora y te podrá contar de amigos que se han cansado de los largos viajes y han optado por mudarse a un lugar más cerca de su trabajo. A otra amiga, que tuvo a su primer hijo, en una ocasión le gritaron por bloquear el pasillo de un Whole Foods urbano con su cochecito y se sintió atraída por la idea de que se pudiera ir a pie a Wegmans (una cadena local de supermercados espaciosos y de alta calidad), sin necesidad de tener que cruzar el puente de Nueva Jersey”.

A pesar del mito perpetuado según el cual los millennial no quieren comprarse una casa, la realidad es que existe un deseo de convertirse en propietarios de viviendas: simplemente lo hacen con retraso. Aun así, los adultos jóvenes son los más propensos a encontrar viviendas asequibles en las afueras de la ciudad.

La población de veinteañeros en Estados Unidos creció en 4,7 millones de personas entre 2005 y 2015, y se prevé que esta cifra disminuya ligeramente entre 2015 y 2025. Las mismas personas que impulsaron la demanda urbana durante la última década son las que van a impulsar la demanda de viviendas surbanas, especialmente las que viven en aquellas ciudades con una población más envejecida y que crecen más despacio, explica Radecki.

Cabría esperar que cada vez más y más jóvenes profesionales se vayan con sus familias de los apartamentos caros en los que viven hacinados y apuesten por un estilo de vida surbano.

Melody Hahm