Mercados españoles cerrados

Los alimentos que te impiden rendir a tope en tu jornada laboral

Jaime Quirós – Está demostrado que el cansancio es una de las causas del bajo rendimiento laboral. Quién no ha tenido alguna vez un día en el que estás tan cansado que hasta pensar te agota. Normalmente creemos que se debe a no dormir de forma adecuada, al estrés o a la falta de hidratación. Pero hay otras causas de las que se habla poco, cuando son incluso más relevantes, como es el consumo de ciertos alimentos.

El exceso de azúcar, grasas, comida basura o de aquellos productos que tienen gran cantidad de químicos en su composición, no solo son malos a largo plazo para nuestra salud, sino que también afecta nuestro rendimiento diario, publica El Confidencial. Son alimentos que generan en nuestro cuerpo un cansancio extra que influye en nuestra jornada laboral porque se digieren mal, alteran nuestro ritmo vital o nos llevan a otra dimensión. En concreto hay una serie de alimentos especialmente responsables de estos síntomas.

[También de interés: “12 sorprendentes alimentos que comeremos en el futuro gracias a la ciencia”]

Foto: Getty Image.

El café. Se trata de una bebida hiperactiva por su alto contenido de cafeína. Su efecto estimulante nos hace verlo como positivo. Pero la realidad es que, si se abusa de su consumo, nuestro cuerpo entra en un estado de actividad constante que lleva al insomnio y como consecuencia a una falta de horas de sueño que derivan en cansancio.

Las legumbres. Es un plato que se suele consumir al mediodía y todos sabemos la necesidad que se siente después de echarse una siesta. Se debe a que provocan digestiones pesadas por su alta cantidad de calorías y su tendencia a producir dispepsia. Los vasos sanguíneos del intestino se llenan de sangre, por lo que llega menos al cerebro y no se puede oxigenar correctamente.

El alcohol. Su consumo genera diferentes efectos: por un lado, provoca deshidratación, y por otro, afecta a nuestro ritmo respiratorio, haciendo que disminuya. Llega menos oxígeno al cerebro y consecuentemente nuestra mente está menos activa y rinde menos.

La pasta. Se trata de un alimento rico en hidratos de carbono, por lo que contiene mucha energía. El problema es que sus efectos no son inmediatos. Al consumir una gran cantidad de estos hidratos nuestra insulina en sangre sufre un gran bajón, algo que genera fatiga. Eso sí, una vez el cuerpo se reajuste, estarás lleno de energía para rendir al máximo.

Esto son cuatro ejemplos concretos de como la alimentación influye en nuestro cansancio, aunque ningún alimento es malo de por sí y todos son fundamentales en una dieta equilibrada y variada. Aun así, el cansancio puede combatirse la mayoría de las veces con una buena siesta (no más de media hora, dicen los especialistas) o con un sueño reparador de ocho horas diarias. Si la siesta no está a tu alcance y estás en temporada de exámenes o con un pico de trabajo y no puedes dormir esas ocho horas de rigor, no abuses de esos alimentos menos saludables o acabarás cayendo en los brazos de Morfeo (pero con pesadillas) en mitad del trabajo.

Laotracaradelamoneda

IDNet Noticias