Mercados españoles cerrados en 6 hrs 21 min

Locura por el último "juguete" para adultos: un lanzallamas

Un hombre practicando con su lanzallamas de Boring Company. Fuente de la imagen: Engadget. 

Todo comenzó, al parecer, como una broma.

Elon Musk, el cerebro detrás de PayPal, Tesla (TSLA) y SpaceX, anunció el año pasado que su nueva compañía, Boring Company -cuya misión es excavar de manera rápida un túnel de bajo costo a través de Los Ángeles para ayudar a aliviar su tráfico- comenzaría a vender lanzallamas una vez que hubiera vendido 50,000 gorras promocionales.

Casi dos meses después, lo que parecía una broma se volvió extrañamente real. Así lo anunció Musk:

“Cuando ocurra el apocalipsis zombie, te alegrarás de haber comprado un lanzallamas. ¡Funciona contra hordas de muertos vivientes o le devolvemos su dinero!”

El precio del dispositivo es 500 dólares. Y pronto Musk anunció que había recibido 2.000 pedidos.

Y entonces, en enero, Musk ofreció 20.000 en venta, que se vendieron en cuestión de días. Ahora es posible encontrar algunos en Ebay a un precio de… ¡2.000 dólares!

Y llegó la polémica

Naturalmente, semejante artículo no podía pasar desapercibido en California, sede de The Boring Company y uno de los estados históricamente más afectados por incendios forestales.

El demócrata Miguel Santiago intentó bloquear la venta del lanzallamas dentro de California diciendo que “si esto es real, estoy indignado y tú también deberías. Si esto es una broma, entonces es terriblemente insensible dado que estamos saliendo de la peor temporada de incendios forestales en la historia. De cualquier manera: NO DIVERTIDO. NO VA A PASAR”.

Imagen del “juguete” llamado Not-a-Flamethrower. Fuente de la imagen: Yahoo Finance. 

Pero no hay regulaciones estrictas contra los lanzallamas y Musk no ha tenido grandes dificultades para vender su producto. Eso sí, optó por nombrar a su “juguete” de este modo: “no un lanzallamas”. Como no usa líquido inflamable ni dispara llamaradas a más de 1,2 metros de distancia, no ha tenido grandes dificultades con las regulaciones estatales.

Y el pasado fin de semana ofreció una gran fiesta para los primeros 1.000 compradores de su artículo, que se vende con un manual de seguridad de 10 páginas escrito al estilo de los famosos libros infantiles de Dr Seuss.

Los invitados a la fiesta practicaron disparando a malvaviscos situados a una distancia segura.

Todo bien hasta ahí, pero podemos pronosticar que pronto surgirán historias poco felices a partir del nuevo juguete de Musk.

Y esperemos no le resulte del todo mal esta inversión, en momento en que la compañía automotriz de Musk, Tesla, ha anunciado el despido del 9% de su fuerza laboral.