Mercados españoles abiertos en 5 hrs 37 min

Reportero asegura que Trump mintió para entrar en la lista Forbes de los más ricos

Ocurrió hace más de 30 años, pero la revelación sigue siendo escandalosa.

En mayo de 1984, Jonathan Greenberg, entonces un joven periodista de la revista Forbes, recibió la llamada de un empleado de la Organización Trump, quien se presentó como John Barron e insistió en contarle cómo Donald Trump, entonces de 37 años, era más rico de lo que había calculado Forbes y debía estar en una posición más alta en la lista de la publicación sobre las 400 personas más acaudaladas de Estados Unidos.

Décadas después, Greenberg tuvo una corazonada y decidió revisar las grabaciones de su conversación con Barron.

Foto: AFP

“Aunque Trump alteró algunas cadencias y usó un acento de Nueva York ligeramente más fuerte, era claramente él”, escribió Greenberg en el diario The Washington Post, quien explica que Barron le aseguró que Trump había tomado posesión del negocio que dirigía con su padre, Fred. Greenberg narra las palabras exactas: “La mayoría de los activos se han consolidado para el Sr. Trump”. El periodista asegura que Trump, a través de este muñeco de trapo, le dijo que poseía más del 90 por ciento del negocio de su familia y que “con todos los hon rones que estaba logrando en bienes raíces debería llamársele multimillonario”.

John Barron ha sido identificado desde hace algún tiempo como el alias o alter ego usado por el actual presidente. En un juicio de 1990, el propio Trump admitió haberlo usado, y es el nombre de su hijo con Melania.

Por encima de la realidad

Trump, escribe Greenberg, no solo era más pobre de lo que dijo que era. “Con el tiempo, supe que no debería haber estado en las primeras tres listas de Forbes 400. En nuestra primera lista, en 1982, lo incluimos en 100 millones de dólares, pero la fortuna de Trump en realidad estaba valorada en aproximadamente 5 millones, una suma miserable según los estándares de sus colegas, como demostraron una serie de informes y libros del gobierno mucho después”.

En 1983, Forbes valoró su fortuna en 200 millones de dólares, pero Trump y sus abogados se quejaron a Forbes, diciendo que esa cifra sólo representaba una quinta parte de su fortuna.

Y en 1984, Trump optó por fingir ser Barron para impulsar su posición en la famosa lista de la revista.

El falso John Barron le contó al periodista que Donald vaticinaba que cada año iba a obtener beneficios de 50 millones de dólares por el primero de sus casinos en Atlantic City, que luego acabaron en bancarrota.

Lo que de verdad ocurrió

Forbes creyó la historia, y ese año valoró la fortuna de Donald Trump en 400 millones de dólares, el doble de la de su padre Fred, que valoró en 200 millones.

En realidad, Fred Trump mantuvo el control de su imperio inmobiliario hasta su muerte en 1999 cuando lo dividió entre sus cuatro hijos vivos y algunos nietos; por tanto en 1984 no era cierto que Donald poseyera el 90% del negocio.

El artículo de Greenberg también revela problemas en el sistema de verificación de la revista. A partir de informaciones previas, Forbes había calculado que la Organización Trump poseía unos 25.000 apartamentos cuando eran menos de 8.000.

Durante la llamada con “Barron”, Greenberg se comprometió a mantener en secreto la conversación, pero 34 años después decidió que las mentiras lo eximen del secreto profesional.

El presidente Trump, quien se negó a divulgar su declaración de impuestos durante la campaña electoral de 2016, ha pedido una extensión para presentar sus impuestos de 2017, con lo cual el monto real de su fortuna actual sigue siendo una interrogante. Una cosa sí sabemos: él preferiría que fuera mucho mayor de lo que es.

Artículos relacionados que te pueden interesar:

Donald Trump exageró en 1984 el monto de su fortuna haciéndose pasar por otra persona

Los hombres más ricos del mundo: Slim se cae del ‘top 5’ por primera vez en 12 años