Mercados españoles cerrados

La provincia española donde hay más mujeres que hombres cotizando

Las guerras mundiales del siglo pasado trajeron consigo repercusiones que cambiaron para siempre varios aspectos de la vida diaria. Más allá de las naciones que cayeron o surgieron con estos conflictos, o los desarrollos tecnológicos impulsados por la necesidad de innovar, hubo un cambio significativo en la mentalidad de la gente respecto a la división del trabajo. Con la cantidad inmensa de hombres que dejaron sus hogares para combatir, se creó un vacío en el mercado laboral, y las mujeres asumieron cada vez más empleos. Y eso que ya con la revolución industrial se habían contratado mujeres (y niños también) en condiciones deplorables en fábricas. Pero las guerras, junto con los cambios de actitud respecto a la educación superior para las mujeres, cimentaron su entrada en el mercado laboral en varias partes del mundo.

Hoy, a pesar de las grandes zancadas que ha dado la sociedad, todavía existe diferencia entre la vida laboral femenina y masculina. Sigue habiendo empleos con estigmas asociados a un género u otro. Pero también hay una disparidad numérica. En España, 9 millones de mujeres son cotizantes, 1,3 millones menos que hombres. Sin embargo, entre enero y mayo se han dado de alta en la Seguridad Social a 296.610 varones, frente a 326.197 mujeres.

La evolución laboral femenina muestra todas las señales de ir aumentando. Durante la crisis, vimos un periodo en el que había más trabajadoras que trabajadores, pero a partir del 2011, la situación se ha revertido.

También de interés ‘Valoran el trabajo de una mujer de criar a sus hijos en 2,3 millones de dólares’

Trabajadora. Foto: Associated Press

Curiosamente, la excepción en España es la provincia de Huelva, donde las mujeres superan a los hombres por casi 400 cotizantes. Según el investigador de Fedea José Ignacio García, la diferencia se puede atribuir a la importancia del sector de la agricultura, el cual se desarrolla de manera “muy intensiva e industrializada, donde las trabajadoras también manufacturan el producto”.

Efectivamente, un 40% de las personas empleadas en Huelva trabajan en agricultura, de las cuales un 60% son mujeres. Esto implica que hay aproximadamente 20.000 mujeres más que hombres. Esa cifra significativa compensa los otros empleos en los que los trabajadores son mayoritariamente varones. García sospecha que otras provincias con mercados laborales similares, tales como Murcia o Almería, pueden llegar a presentar la misma predominancia femenina eventualmente.

La tendencia de preferir empleadas sobre empleados está muy ligada a cada sector. Durante la crisis, por ejemplo, fueron sobre todo los empleos ‘masculinos’ los que sufrieron las peores consecuencias. Y a pesar de que, como se menciona anteriormente, la situación se revirtió, la cantidad de mujeres cotizando aumenta a una mayor velocidad que la de los hombres.

Más allá de la agricultura, estamos experimentando un auge en ofertas de empleo en sectores donde se tiende a preferir contratar mujeres, tales como la hostelería o los servicios personales. Mientras más parejas trabajan, más demanda hay para niñeras y trabajadoras domésticas, por ejemplo. Mientras tanto, el sector de la construcción todavía no se recupera del todo del estigma negativo de la formación ni de la recesión en general. Los cambios no se producen en pocos días, pero como vemos sí que se producen si los observamos con perspectiva histórica


Laotracaradelamoneda

IDNet Noticias