Mercados españoles cerrados
  • S&P 500

    4.122,51
    -40,75 (-0,98%)
     
  • Nasdaq

    13.730,93
    -183,83 (-1,32%)
     
  • NIKKEI 225

    29.100,38
    -584,99 (-1,97%)
     
  • Dólar/Euro

    1,2032
    -0,0009 (-0,07%)
     
  • Petróleo Brent

    66,51
    -0,54 (-0,81%)
     
  • BTC-EUR

    46.819,20
    +382,78 (+0,82%)
     
  • CMC Crypto 200

    1.281,54
    +47,13 (+3,82%)
     
  • Oro

    1.777,60
    +7,00 (+0,40%)
     
  • HANG SENG

    29.135,73
    +29,58 (+0,10%)
     
  • Petróleo WTI

    62,61
    -0,77 (-1,21%)
     
  • EUR/GBP

    0,8634
    +0,0029 (+0,34%)
     
  • Plata

    25,84
    +0,01 (+0,03%)
     
  • IBEX 35

    8.459,40
    -252,00 (-2,89%)
     
  • FTSE 100

    6.859,87
    -140,21 (-2,00%)
     

La empresa de patatas fritas explica cómo y por qué acabaron unas gafas en una de sus bolsas

Alfredo Pascual
·Periodista de Virales en El HuffPost
·2 min de lectura
Una bolsa de patatas fritas. (Photo: Getty Images)
Una bolsa de patatas fritas. (Photo: Getty Images)

Ha sido la historia más extraña (de largo) de esta semana. Paula Payann, una joven streamer, compartió en su perfil de Twitter el objeto que se había encontrado en el interior de una bolsa de patatas de la marca Cortijo del Olivar que su madre había comprado en un supermercado: nada más y nada menos que unas gafas de ver.

Para demostrarlo y evitar que se pudiera pensar que era mentira, hizo fotos desde todos los ángulos posibles e incluso lo mostró en directo durante una retransmisión en su perfil de Twitch.

“Llegamos (ella y su madre) a la conclusión de que es de un trabajador al que se les habrá caído en la fábrica, no tenemos ni idea de cómo habrán llegado ni el proceso de las patatas. El caso es que tenemos las gafas de un señor/una señora en nuestra casa y pensamos guardar el paquete como si de oro se tratase, fin de la historia”, relató en sus redes sociales.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Rápidamente la publicación comenzó a circular por las redes sociales. Ante el ruido que se estaba generando, la empresa pidió perdón a la joven: “¡Hola! Antes que nada te pedimos disculpas. Nuestras patatas fritas están tan ricas ¡porque tienen duende! Las gafas son de Manolito, te intentaremos mandar una foto suya y una caja de nuestros productos. Sin sus gafas no ve nada pero tú disfrutarás de nuestras patatas”.

Además de ese mensaje por redes sociales, el gerente de esta pequeña empresa familiar, Álvaro Sánchez, también ha hablado personalmente con Payann. Según cuenta, primero se ha disculpado por teléfono y después en persona, donde además de pedirle perdón le ha entregado una caja de patatas.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

La joven se lo ha tomado bien en todo momento y ha evitado hacer más sangre. “Ha reaccionado muy bien, me ha dicho ...

Este artículo apareció originalmente en El HuffPost y ha sido actualizado.