Mercados españoles cerrados en 7 hrs 29 min

La deuda de los consumidores de EEUU alcanza un récord de 12,7 billones de dólares

La deuda de los estadounidenses ya es superior a la que existía cuando estalló la crisis financiera e hipotecaria de 2008. Foto de Getty Images.

Después de superar la recesión económica, parece que los estadounidenses han vuelto a la fiesta de la deuda, y con más fuerza que nunca.

Los consumidores del país deben 12,7 billones de dólares, una cifra que tiene en cuenta todo, desde préstamos estudiantiles, hasta hipotecas y créditos para comprar un coche. La cifra, hecha pública por el Banco de la Reserva Federal de Nueva York, está por encima de la que se llegó a alcanzar antes de la crisis financiera de 2008, cuando el mercado hipotecario colapsó.

Para hacernos una idea de la magnitud de ese número, basta hacer un par de comparaciones: es mayor que el Producto Interior Bruto (PIB) de China, y casi cuatro veces el tamaño de la economía de Alemania.

Para algunos expertos, la deuda que están soportando los consumidores estadounidenses es preocupante, ya que consideran que si alcanza niveles insostenibles podría golpear seriamente a la economía del país.

También te puede interesar: Estados Unidos y el peligroso optimismo de vivir a crédito

El crecimiento de la riqueza no es un alivio

Lance Roberts, jefe de estrategia de inversión de Clarity Financial LLC en Houston y editor de la newsletter sobre el mercado inmobiliario de la firma, cree que, si se tiene en cuenta que la riqueza de los hogares se mantiene en un récord de 94,8 billones de dólares, gracias al incremento del valor de las viviendas y de las inversiones bursátiles, la cifra de deuda no parece tan preocupante. Pero, al mismo tiempo, advierte de que el incremento de la riqueza en los últimos años ha recaído en las familias más adineradas, no en la clase media.

“Cuando miras la riqueza neta, es un dato que está fuertemente distorsionado por el 10% que se encuentra en la parte más alta”, explica Roberts. “La familia media de cuatro miembros vive al día”.

Para la mayoría de los estadounidenses, cuyos ingresos netos, ajustados de inflación, son más bajos de lo que fueron en el máximo alcanzado en 1999, los préstamos han sido la respuesta para mantener sus niveles de vida.

El incremento de la deuda ayuda a explicar por qué la principal fuente de crecimiento para la economía (el consumo representa alrededor de tres cuartas partes del PIB) no se acelera. El consumo personal ha estado creciendo a un ritmo del 2,4% desde que la recesión terminara en 2009, por debajo del 3% del anterior ciclo expansivo y muy por debajo del 4,3% que se registró de media entre 1982 y 1990.