Mercados españoles cerrados
  • S&P 500

    4.337,12
    -73,01 (-1,66%)
     
  • Nasdaq

    13.502,49
    -352,64 (-2,55%)
     
  • NIKKEI 225

    27.131,34
    -457,03 (-1,66%)
     
  • Dólar/Euro

    1,1289
    -0,0041 (-0,36%)
     
  • Petróleo Brent

    87,91
    +1,64 (+1,90%)
     
  • BTC-EUR

    33.098,47
    +2.256,27 (+7,32%)
     
  • CMC Crypto 200

    848,82
    +28,24 (+3,44%)
     
  • Oro

    1.848,20
    +6,50 (+0,35%)
     
  • HANG SENG

    24.243,61
    -412,85 (-1,67%)
     
  • Petróleo WTI

    85,12
    +1,81 (+2,17%)
     
  • EUR/GBP

    0,8362
    -0,0031 (-0,37%)
     
  • Plata

    23,83
    +0,03 (+0,13%)
     
  • IBEX 35

    8.479,50
    +61,70 (+0,73%)
     
  • FTSE 100

    7.371,46
    +74,31 (+1,02%)
     

El negocio de la clonación de animales en España

La sociedad europea históricamente ha temido a los clones. “El que ve a su doble es que va a morir”, decía el dramaturgo sueco August Strindberg. Y es que en la cultura tradicional germánica y nórdica, el ‘doble andante’ o ‘doppelgänger’ era un augurio de muerte. Sigmund Freud lo consideraba un fenómeno misterioso, destinado a perturbar a quien se ve reflejado en otra persona. Pero todo cambia en 1997 cuando nos presentaron a Dolly, una oveja clonada a partir de la glándula mamaria de un animal adulto. La clonación pasó de la ciencia ficción a la ciencia real y la gente comenzó a ‘perder el miedo’ al contemplar las grandes posibilidades que ofrece la tecnología.

Hay 22 tipos de animales que hemos logrado clonar, desde insignificantes moscas de la fruta hasta imponentes gaures, bovinos salvajes que pueden pesar hasta una tonelada. Hoy una tendencia que está ganando popularidad entre celebridades adineradas es la clonación de las mascotas: miles de perros y gatos ya han sido clonados en clínicas especializadas. Pueden llegar a cobrar hasta 40.000 euros por cada clon de perro y 20.000 por cada clon de gato. Si bien este negocio genera enormes ganancias para las clínicas, hay un mercado que podría llegar a ser más productivo todavía.

En España, hay una sola empresa que clona animales: Embryotools, situada en Barcelona. Nuno Costa-Borges, embriólogo y director científico de la compañía, participó en la primera clonación exitosa de un animal en España en los laboratorios de la Universidad Autónoma de Barcelona en 2009. Entre los servicios que ofrece la empresa, se encuentra la reproducción asistida de animales, incluyendo la clonación. Por el momento, se están limitando a ‘animales de alto rendimiento’, como son los caballos. A pesar de que un solo caballo clonado puede llegar a costar 100.000 euros, el servicio de clonación tiene demanda.

La clonación de caballos se está convirtiendo en un negocio en España. Foto: REUTERS/Marcelo del Pozo.
La clonación de caballos se está convirtiendo en un negocio en España. Foto: REUTERS/Marcelo del Pozo.

¿A qué se debe el precio tan elevado? Pues, el proceso es largo, costoso y complejo: se requiere una pequeña biopsia del animal, cuyo material genético se inserta en un óvulo maduro cuyo núcleo ha sido eliminado. Se inicia el desarrollo embrionario, tal y como ocurre con una fecundación natural, y se implanta en el vientre de una yegua. Posteriormente, se hacen pruebas de ADN para confirmar su identidad y exámenes veterinarios para confirmar su estado de salud. “El porcentaje de éxito es muy variable” según Costa-Borges. Los clientes obviamente están muy inmersos en el mundo del caballo y, según el experto, todos han exigido el anonimato.

Paralelamente, en el Instituto Español de Genética y Reproducción Animal (IEGRA), un centro privado toledano, se conservan las células congeladas de un toro bravo. La clonación de semejantes animales tendría mucha demanda, pero históricamente ha tenido un éxito dudoso y un coste poco rentable. Actualmente, en ese centro están tratando de clonar una oveja cuyo dueño consideraba excepcional, pero ya llevan un año sin lograrlo, y es posible que nunca lo logren.

Los problemas

En cualquiera de estos casos, la realidad es que incluso si el costoso proceso tiene éxito y nace un clon viable, no hay ninguna garantía de que el animal sea completamente idéntico. Esto se debe a que las características físicas y temperamentales de la criatura dependen de la activación de ciertos cromosomas y la expresión de ciertos genes. Algunos se pueden haber activado y expresado en el animal original y otros no en el clon, y viceversa.

Además, influyen otros factores ambientales que pueden incidir en el comportamiento o rendimiento del clon. Basta con considerar los gemelos humanos, cuyo ADN idéntico los clasifica técnicamente como clones. Y a pesar de sus similitudes, pueden ser muy diferentes. Según Javier Cañón, experto en genética, no se justifica usar la clonación desde un punto de vista práctico. Las diferencias entre el mejor y peor ejemplar de una raza son mínimas, por lo que ni siquiera el valor del animal compensa el alto costo.

Pero la demanda sigue. Quizá por capricho o por algún valor sentimental atribuido al animal, pero sigue. Quizá por la esperanza de que algún día los avances en la tecnología puedan garantizar un clon verdaderamente idéntico. Es probable entonces que la clonación animal continúe siendo un negocio muy costoso dirigido a un grupo reducido de clientes. Todo esto sin entrar dentro de la ética respecto a la clonación. Los humanos, por lo menos, estamos protegidos legalmente por la ley vigente que prohíbe la clonación humana con fines reproductivos, pero permite la investigación con células madre con fines terapéuticos.

Artículos relacionados que te pueden interesar:

Comer carne sin matar un solo animal: producen nuggets de pollo a partir de una pluma

La ganadería sostenible no es un mito

Laotracaradelamoneda

IDNet Noticias

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente