Mercados españoles abiertos en 6 hrs 55 min

Un ingenuo Brasil repensará nexos con EEUU: aliado de Bolsonaro

Samy Adghirni y Simone Preissler Iglesias

(Bloomberg) -- El presidente brasileño, Jair Bolsonaro, fue “ingenuo” al alinearse plenamente con Estados Unidos y debería cambiar de rumbo, dijo el jefe del poderoso grupo de agronegocios en el Congreso brasileño.

Alceu Moreira, un aliado de Bolsonaro y presidente del Frente Parlamentario de Agricultura, dijo que dos acontecimientos han provocado una revisión de la política exterior brasileña: La persistencia de la prohibición estadounidense de la carne cruda brasileña; junto a la decisión del presidente Donald Trump de priorizar el intento de Argentina de unirse a la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) después de avalar públicamente la membresía de Brasil.

“Fue entonces cuando dejamos de ser ingenuos”, dijo Moreira en una entrevista en la oficina de Bloomberg en Brasilia. “Ser ingenuo es cuando pienso que, solo porque me gustas, deberías quererme de la misma manera. Ahora veo que te gusto, pero en realidad no te gusto tanto”.

Desde que asumió el cargo en enero, Bolsonaro ha abandonado la larga tradición diplomática de multilateralismo de Brasil en favor de una alineación total con EE.UU. e Israel. Hasta la fecha, sin embargo, la política ha producido pocos logros para Brasil, lo que provocó inquietud entre algunos partidarios prominentes de la administración.

Nuevo enfoque

Como uno de los principales cabilderos del próspero sector de agronegocios de Brasil, Moreira dijo que está ayudando al gobierno a establecer un nuevo enfoque, sin proporcionar detalles.

En octubre, EE.UU. informó a Brasil que mantendría una prohibición sobre las importaciones de carne fresca desde la mayor economía de América Latina. EE.UU. suspendió las importaciones en 2017 después de encontrar carne que contenía coágulos de sangre y ganglios linfáticos. Brasil dijo que los hallazgos fueron abscesos derivados de una reacción a los componentes de una vacuna contra la fiebre aftosa. Tras la medida de EE.UU., Brasil redujo la dosis de la vacuna y cambió el tipo de alimento para el ganado en un esfuerzo por anular la prohibición.

El mes pasado, un funcionario del Ministerio de Agricultura dijo que Brasil estaba “100% seguro” de que EE.UU. eliminaría la prohibición. Pero la decisión de Trump del mes pasado de restablecer aranceles sobre el acero y el aluminio brasileños, que tomó por sorpresa al gobierno de Bolsonaro, fue un balde de agua fría sobre las expectativas brasileñas de que EE.UU. reanudaría pronto las importaciones de carne fresca.

Según Moreira, la dura postura de Trump es una respuesta a la presión de los agricultores estadounidenses, que compiten con los exportadores brasileños en los mercados mundiales.

“Los estadounidenses están perdiendo cuota de mercado a diario y no tienen margen para aumentar efectivamente la producción”, dijo el legislador. Agregó que Brasil tiene la tecnología y la tierra para aumentar considerablemente la productividad y atender la creciente demanda mundial de alimentos, especialmente de China.

“Solía tomar tres años y dos meses producir 240 kilos de carne”, dijo. “Ahora solo tarda un año y ocho meses”.

Relaciones europeas

El potencial agrícola de Brasil también afecta su relación con Europa, dijo Moreira.

Países como Francia e Irlanda están bloqueando la implementación de un acuerdo comercial entre la Unión Europea y el bloque comercial sudamericano Mercosur al culpar a Bolsonaro por los incendios de la Amazonía como un pretexto por su miedo a los competidores, según él.

Pero, por otro lado, los países europeos deben poner en práctica el acuerdo para garantizar el acceso a productos agrícolas abundantes y asequibles. “Es una cuestión de seguridad alimentaria”, dijo Moreira.

Agregó que los agricultores brasileños probablemente se beneficiarán de un reciente proyecto de ley respaldado por el gobierno que busca aliviar las restricciones a la propiedad de tierras extranjeras para estimular la agricultura. El proyecto de ley, actualmente en el Senado de Brasil, suprimiría las restricciones actuales, pero establecería límites en el tamaño de las propiedades que los extranjeros podrían comprar. También bloquearía la compra de tierras en las zonas fronterizas.

El senador Irajá Abreu, autor de la propuesta, dice que la aprobación del proyecto de ley atraería 50.000 millones de reales (US$12.200 millones) por año en inversiones para agronegocios y estimularía la creación de empleos.

Nota Original:Naive Brazil to Rethink Relations With U.S., Bolsonaro Ally Says

Para contactar al editor responsable de la traducción de esta nota: Carlos Manuel Rodriguez, carlosmr@bloomberg.net

Reporteros en la nota original: Samy Adghirni en Brasilia, sadghirni@bloomberg.net;Simone Preissler Iglesias en Brasilia, spiglesias@bloomberg.net

Editores responsables de la nota original: Walter Brandimarte, wbrandimarte@bloomberg.net, Bruce Douglas

For more articles like this, please visit us at bloomberg.com

©2019 Bloomberg L.P.