Mercados españoles cerrados

Inaudito: un niño es capaz de ver a pesar de tener dañado el cortex visual

Drita

La medicina nunca es 100% exacta y hoy volvemos a conocer uno de esos casos que no hacen más que demostrarlo -de manera incluso un tanto extrema, diríamos. Un niño en Australia acaba de convertirse en el primer caso registrado en el que un daño grave e irreversible del cortex visual no provoca ceguera.

El infante, de siete años de edad y que responder a las iniciales de BI, sufre un trastorno metabólico raro conocido como deficiencia de la acil-Co-A deshidrogenasa de cadena media (MCADD, por sus siglas en inglés). Esta enfermedad puede afectar al organismo de muy diversas formas, desde intensidades muy leves (con solo fiebre o náuseas) hasta otras que provocan incluso el estado de coma o daños en el cortex visual, la región situada en la parte trasera del cerebro que se encarga de transformar en imágenes la información que transmite la retina del ojo a través del nervio óptico.

(Un cerebro normal (izq.) y el del niño con el cortex visual dañado (dcha.))

Precisamente esta última consecuencia es la que sufre nuestro pequeño protagonista y en consecuencia no debería ser capaz de ver, sin embargo, el niño ha demostrado mantener prácticamente intacta su capacidad visual, al parecer, gracias a un mecanismo de adaptación del propio cerebro. Así lo aseguran desde el Australian Regenerative Medicine Institute (ARMI) de la Universidad de Monash, en Melbourne, donde sus científicos apuntan que el organismo del niño ha sabido desarrollar algún tipo de mecanismo de compensación ante esa pérdida para mantener la capacidad de ver.

Ahora el foco del centro de investigación médica está en saber cómo se ha producido semejante fenómeno, hasta ahora nunca registrado en medicina. Su descubrimiento abriría sin duda todo un campo nuevo de trabajo, suponiendo un importante rayo de esperanza ante la posibilidad de que los cerebros en los primeros años de vida tengan capacidad de adaptación alternativa en caso de determinados déficits.

ANS 2017º