Mercados españoles cerrados
  • IBEX 35

    9.145,60
    +179,40 (+2,00%)
     
  • Euro Stoxx 50

    4.017,44
    +64,99 (+1,64%)
     
  • Dólar/Euro

    1,2146
    +0,0062 (+0,51%)
     
  • Petróleo Brent

    68,84
    +1,79 (+2,67%)
     
  • Oro

    1.844,00
    +20,00 (+1,10%)
     
  • BTC-EUR

    41.361,27
    +275,81 (+0,67%)
     
  • CMC Crypto 200

    1.398,33
    +39,77 (+2,93%)
     
  • DAX

    15.416,64
    +216,96 (+1,43%)
     
  • FTSE 100

    7.043,61
    +80,28 (+1,15%)
     
  • S&P 500

    4.173,85
    +61,35 (+1,49%)
     
  • Dow Jones

    34.382,13
    +360,68 (+1,06%)
     
  • Nasdaq

    13.429,98
    +304,99 (+2,32%)
     
  • Petróleo WTI

    65,51
    +1,69 (+2,65%)
     
  • EUR/GBP

    0,8610
    +0,0014 (+0,16%)
     
  • Plata

    27,50
    +0,46 (+1,69%)
     
  • NIKKEI 225

    28.084,47
    +636,46 (+2,32%)
     

Pablo Iglesias, del "asalto a los cielos" a "chivo expiatorio" en siete años

Agencia EFE
·4 min de lectura

Madrid, 4 may (EFE).- En apenas siete años, Pablo Iglesias ha pasado de ser el "enfant terrible" de la política española, dinamitero del bipartidismo y catalizador de la nueva izquierda, a un involuntario "chivo expiatorio" que se ve forzado a dimitir de todos sus cargos tras el triunfo arrollador de la derecha en Madrid.

Como reconocía él mismo en la noche electoral, su figura, que cambió para siempre la política española, ya no suma sino que por el contrario moviliza a la derecha que pretende combatir y, ante esta situación, lo único que le quedaba era echarse a un lado y dimitir.

Su abrupta salida del Gobierno de Pedro Sánchez para intentar salvar a Podemos en la Comunidad de Madrid, ya se presentaba como una operación de alto riesgo y se barruntaba que aunque consiguiera salvar los muebles no recogería el acta de la Asamblea. Así será.

"Un militante debe estar allí donde es más útil en cada momento", decía Iglesias al anunciar su candidatura en Madrid. Con idéntico argumento ha anunciado este martes su marcha.

Iglesias no pudo contener las lágrimas cuando su partido entró por primera vez en el Congreso ni cuando logró ser vicepresidente del Gobierno.

Sin embargo, hoy no se ha emocionado ni por un momento, señal de que esta decisión rondaba por su cabeza desde hace tiempo.

A sus 42 años, Iglesias ha sido profesor universitario, fundador de Podemos, candidato a las europeas y cuatro veces a las generales y como colofón a tan fulgurante como corta carrera, vicepresidente del primer Gobierno de coalición de la democracia.

Un paso por el Gobierno con muchos claroscuros, con un balance de gestión escaso, según sus críticos, y con tensiones internas con el PSOE que día sí, día también, llegaban a las portadas de los periódicos y a los telediarios.

Con la convicción de que "hasta que pierda el último diputado" el papel de Podemos era el de plantar cara al PSOE para dejar en herencia políticas sociales, Iglesias se ha enzarzado en su año de vicepresidente en mil y una disputas: por los presupuestos, por las leyes de Igualdad, los escándalos de la Monarquía o la derogación de la reforma laboral.

Iglesias, que nació en Vallecas aunque ahora viva en su ya famoso chalet de Galapagar, que le costó una consulta a los militantes y miles de decepcionados entre sus seguidores, dio sus primeros pasos en la política en la Unión de Juventudes Comunistas de España (UJCE), en la que militó desde la adolescencia hasta los 21 años.

Tras trabajar para IU de la mano de Yolanda Díaz, señalada ahora como su sucesora, Iglesias fundó Podemos desde aquel laboratorio de ideas que fue la Facultad de Ciencias Políticas de la Complutense junto a otras figuras como Íñigo Errejón, Juan Carlos Monedero, Carolina Bescansa o Luis Alegre, además de los Anticapitalistas de Teresa Rodríguez y Miguel Urban.

Salvo Monedero, la mayoría de ellos se fueron marchando de Podemos entre críticas de autoritarismo. Errejón fundó su propio partido tras su ruptura, incluso personal, con Iglesias, y ahora no tendrán que volver a encontrarse en un parlamento en el que la formación de quien fuera el número dos de Podemos casi ha triplicado los votos de los morados.

Pese a las sucesivas fugas, el liderazgo de Iglesias en Podemos parecía que nunca iba a sucumbir ni a las tensiones ni a las críticas, ni tan siquiera a los altibajos de su partido en las diferentes citas electorales, en las que siempre ha ido de más a menos y que le han convertido en un partido irrelevante en comunidades y ayuntamientos.

Incluso en ese contexto revalidó Iglesias en mayo del año pasado la secretaría general de la formación morada por otros cuatro años con una ejecutiva conformada cien por cien por afines.

Padre de tres hijos junto a la ministra de Igualdad, Irene Montero, introspectivo, apasionado, estudioso y "cabezón", Iglesias ha corrido una maratón política que le ha llevado de querer "asaltar los cielos" y romper el "candado del 78" a convertirse en el "chivo expiatorio" de las elecciones en Madrid en solo siete años.

Acostumbrado a los giros dramáticos de guión de esas series que tanto le gustan, Iglesias no ha desvelado su próximo destino. ¿Volverá a la universidad? ¿Recuperará su faceta de comunicador en la televisión para ejercer el periodismo crítico que tanto reivindica? Al tiempo.

Enrique Rodríguez de la Rubia

(c) Agencia EFE