Hollande reconoce que 2013 será un año "muy duro" pero confía en que Francia saldrá de esta situación

PARÍS, 21 (EUROPA PRESS)

El presidente de Francia, Fraçois Hollande, ha reconocido que 2013 va a ser un año "muy duro", especialmente porque el desempleo no va a dejar de aumentar en los próximos meses, pero ha asegurado que el país logrará salir de esta situación.

En una entrevista concedida a la radio francesa 'Europa 1', Hollande explicó que el próximo año será también "muy duro", porque el crecimiento será casi nulo en el primer semestre y el desempleo va a seguir aumentando. Sin embargo, mantuvo su objetivo de invertir la curva del empleo a finales de 2013 y de reducir el déficit por debajo del 3%.

En este sentido, el presidente francés, que asume su impopularidad, afirmó que su obligación es "tener éxito" con sus medidas y evitar que haya dudas sobre la economía francesa. "Se puede dar marcha atrás, o seguir hacia adelante. Y yo he optado por seguir hacia adelante", aseveró.

Asimismo, el presidente francés recalcó que, aunque 2012 ha sido un año "muy difícil", especialmente debido a la crisis de deuda de la eurozona, no ha habido una nueva recesión en la economía gala e incidió en el que país atraviesa "un momento histórico".

Por otro lado, rehusó valorar la decisión de algunos ciudadanos de abandonar Francia por los elevados impuestos, como el actor Gerard Depardieu o el empresario Bernard Arnault, ya que "ningún ciudadano puede ser estigmatizado por el presidente". "Es un orgullo ser francés", afirmó.

Sin embargo, sí apuntó que, si uno es francés y ama Francia, "debe servir" al país, porque se supone que todo el mundo comprende cuál es su responsabilidad. Así, incidió en que el impuesto del 75% durará solo dos años y no es mucho más elevado que el de otros países. "En algún momento, todos debemos hacer un esfuerzo", recalcó.

Respecto a la reforma del mercado de trabajo, Hollande reclamó a los agentes sociales, que han comenzado ya sus negociaciones, que no desaprovechen esta oportunidad y apeló a su responsabilidad para que lleguen a un acuerdo cuanto antes, pese a que reconoció que no será probable antes de que acabe el año como él deseaba.