Mercados españoles cerrados en 4 hrs 49 min
  • IBEX 35

    8.242,70
    +42,00 (+0,51%)
     
  • Euro Stoxx 50

    3.525,59
    +8,49 (+0,24%)
     
  • Dólar/Euro

    1,2177
    +0,0028 (+0,23%)
     
  • Petróleo Brent

    49,39
    +0,68 (+1,40%)
     
  • Oro

    1.842,50
    +1,40 (+0,08%)
     
  • BTC-EUR

    15.601,35
    -254,79 (-1,61%)
     
  • CMC Crypto 200

    373,60
    -0,81 (-0,22%)
     
  • DAX

    13.247,43
    -5,43 (-0,04%)
     
  • FTSE 100

    6.546,32
    +56,05 (+0,86%)
     
  • S&P 500

    3.666,72
    -2,29 (-0,06%)
     
  • Dow Jones

    29.969,52
    +85,73 (+0,29%)
     
  • Nasdaq

    12.377,18
    +27,82 (+0,23%)
     
  • Petróleo WTI

    46,28
    +0,64 (+1,40%)
     
  • EUR/GBP

    0,9045
    +0,0020 (+0,22%)
     
  • Plata

    24,31
    +0,17 (+0,72%)
     
  • NIKKEI 225

    26.751,24
    -58,13 (-0,22%)
     

Hipotecas variables: 3 trucos para pagar lo mínimo posible

Trucos para ahorrar en la contratación de tu hipoteca variable.
Trucos para ahorrar en la contratación de tu hipoteca variable.

(HelpMyCash.com) -- Con un euríbor en mínimos históricos (-0,283% en julio y bajando) no es extraño que muchos españoles quieran contratar una hipoteca variable para pagar una cuota baja. Sin embargo, al consultar las condiciones de estos productos, no basta con fijarse en el diferencial, que es la parte que se suma al euríbor para determinar el interés del préstamo. Y es que hay otros factores que también afectan al precio de estos créditos, así que conviene tenerlos muy en cuenta para no pagar de más tanto a corto como a largo plazo.

1. Busca un fijo inicial lo más bajo posible

Por definición, una hipoteca variable tiene un interés que se determina al sumar un diferencial a un índice de referencia (suele ser el euríbor) que se revisa anual o semestralmente. No obstante, durante un período inicial que normalmente dura entre 12 y 24 meses, los bancos casi siempre aplican un tipo fijo igual o superior al diferencial, así que las cuotas que se pagan durante ese tiempo son más altas que las posteriores.

En consecuencia, cuando busquemos uno de estos productos, lo recomendable es acudir a entidades que apliquen un fijo inicial lo más bajo posible. Actualmente, la mayoría de los bancos lo sitúan en el 1,99%, pero hay unos pocos que ofrecen un interés equivalente al diferencial posterior. Es el caso de Coinc, cuya Hipoteca Variable tiene un tipo del 0,99% fijo durante el primer año y de euríbor más 0,99% posteriormente.

También es importante que ese interés inicial no se aplique más de un año (o menos, si es posible). Cuanto más tiempo tengamos ese tipo fijo, más probabilidades habrá de que el euríbor suba, lo que no nos permitiría beneficiarnos de una cuota reducida en cuanto pasáramos a tener un interés variable.

2. Pide financiación a la banca online

La comisión de apertura es otro aspecto que puede encarecer nuestra hipoteca variable (su coste suele ser de entre el 0,5% y el 1% del capital concedido). Por ello, pedir financiación a los bancos virtuales puede ser una opción interesante, pues estos no suelen cobrar este cargo. Asimismo, tampoco acostumbran a aplicar comisiones por amortización anticipada, subrogación o novación.

En general, esa ausencia de comisiones viene acompañada de un interés atractivo. Buen ejemplo de ello son las hipotecas variables de MyInvestor (1,79% el primer año y euríbor más 0,89% los siguientes) y de Openbank (1,99% el primer año y euríbor más 0,99% los siguientes). Estas dos entidades también asumen el coste de la tasación si la operación se acaba formalizando.

Hay que destacar, también, que los bancos online no exigen contratar muchos productos combinados para acceder al interés mínimo de sus ofertas. De hecho, las hipotecas de Hipotecas.com, Pibank o los mencionados Coinc y MyInvestor no incluyen ningún servicio adicional, más allá del seguro de daños obligatorio por ley que puede contratarse con cualquier compañía.

3. Ojo con los productos combinados

Ese es, precisamente, otro punto que conviene tener muy presente. Ciertos productos combinados, como los seguros o los planes de pensiones, llevan aparejados un coste (primas, comisiones de mantenimiento, etc.). Así, aunque su contratación nos permita rebajar el interés de la hipoteca, puede que a la larga paguemos más que con un préstamo sin esos servicios asociados y con un tipo algo más alto.

Por este motivo, es aconsejable calcular el precio total de varios préstamos hipotecarios para valorar cuál saldría más a cuenta, así como fijarse en cuánto subiría el interés en caso de no mantener contratados los productos propuestos por el banco. En ese sentido, lo ideal es comparar las ofertas de un mínimo de tres bancos distintos.

Finalmente, como consejo extra, también es importante calcular cuál sería el importe de las cuotas si el euríbor subiera al 1%, al 2% o incluso al 3%. De este modo, sabremos si podríamos hacer frente a las mensualidades de nuestra hipoteca variable en caso de que este índice alcanzara valores parecidos a los que registró hace una década.