Mercados españoles cerrados en 6 hrs 58 min

He perdido la escritura de mi piso y lo quiero vender ¿qué puedo hacer?

¿Qué hago si he perdido las escrituras de mi piso?

La escritura pública notarial de nuestra vivienda es una prueba fehaciente de que somos los dueños del piso. Pero ¿qué pasa si queremos vender la propiedad y se nos ha extraviado este escrito? ¿No podemos demostrar ante notario la titularidad de la casa? Nada más lejos de la realidad, ya que existe una forma de recuperar este documento para vender el inmueble o incluso cerrar la operación sin necesitarlo. Lo explicamos a continuación.

Si está inscrito en el Registro de la Propiedad, puede valer la nota simple

Si no tenemos la escritura de la casa, pero esta consta inscrita en el Registro de la Propiedad a nuestro nombre, podemos estar tranquilos, ya que el notario no puede impedir la compraventa por no tenerla. Basta con aportar una nota simple emitida por el registro, dado que resulta suficiente para que se compruebe la titularidad de la vivienda, las cargas o deudas que pesan sobre ella y la información del notario donde firmamos la compra. 

Para obtener la nota simple solo debemos ingresar a la página web del Colegio de Registradores y hacer la solicitud. Esta suele estar disponible en el plazo de una semana y tiene un precio de 9,02 euros. No obstante, si nos corre prisa tener este documento, existen muchas empresas en Internet que nos pueden hacer el trámite en muy pocos días. Aunque, por esta celeridad, nos pueden cobrar entre 20 euros y 30 euros aproximadamente.

Si queremos recuperar la escritura podemos pedir una copia

Si lo que nos interesa es recuperar nuestra escritura, podemos pedir una copia autorizada al notario que aparece reflejado en la nota simple, ya que este la conserva. Pero ¿entonces el documento que hemos extraviado no es el original? La respuesta es no, nunca hemos tenido en nuestras manos el escrito auténtico de nuestra vivienda.

Esto se debe a que, por protocolo notarial, el organismo conserva las escrituras originales y al formalizar la compraventa entrega copias a las partes legítimas. De esta manera, si acudimos a la notaría donde firmamos la compra, con la fecha de la operación y el número de protocolo del documento, nos puede entregar un duplicado con plena validez legal. 

Una copia autorizada cuenta con la firma del notario y el precio del duplicado va a depender del número de folios que tenga. Aunque, de manera general, el precio del folio es de aproximadamente tres euros y a partir del duodécimo cuesta la mitad.

¿Qué pasa si el piso no está inscrito a nuestro nombre en el Registro de la Propiedad?

En este caso la cosa se complica, ya que no podemos recurrir a la nota simple. Así que nos tocará hacer un ejercicio de memoria para recordar en qué notaría firmamos la escritura cuando compramos el piso y la fecha de la operación. Es importante tener en cuenta que, debido a la cantidad de documentos que conservan estos organismos, resulta muy difícil para un notario localizar una escritura sin una fecha exacta. 

De esta manera, será vital dar al menos una fecha aproximada para que ubiquen la escritura. De lo contrario, nos veremos en un aprieto, ya que será necesario iniciar un procedimiento administrativo para demostrar que somos los propietarios de la casa.

Además, debemos tener en cuenta que, una vez resuelto el tema de la escritura, será pertinente inscribir el piso en el Registro de la Propiedad para venderlo. Aunque esto no es obligatorio, es altamente recomendable. Esto se debe a que puede ser muy difícil encontrar a un comprador que esté dispuesto a comprar una casa que carece de la inscripción, ya que esto es lo que le otorga plena seguridad jurídica al inmueble y a la operación.

En definitiva, si hemos perdido la escritura de nuestra casa, sea cual sea el caso, no debemos alarmarnos ni entrar en pánico, ya que existen soluciones para recuperar el documento y lograr vender el piso.

Artículos relacionados que te pueden interesar: