Mercados españoles abiertos en 6 hrs 45 min

¿Llegan otros felices años 20? Este gurú habla de todo lo contrario

A pesar de que las tasas de interés rondan mínimos históricos, el influyente inversor de bonos Jeffrey Gundlach, director ejecutivo de DoubleLine Capital, valorada en 150 000 millones de dólares, ve problemas en el mercado de la deuda.

En un debate reciente con Yahoo Finance, Gundlach comparó la expansión actual con el auge que tuvo lugar hace casi 100 años, pero la próxima década será lo opuesto a los excelentes años 20, dijo, a medida que la bomba de deuda sobre la que se asienta Estados Unidos se vuelva insostenible en la próxima recesión económica.

La década de 1920 es conocida como los "felices años 20", y de hecho fue una época de gran prosperidad económica. Foto: Getty Image.

“Es bastante interesante porque los años 20 del siglo XX fueron tiempos de gran prosperidad. Extrañamente, creo que estos 20 serán muy diferentes a eso, con una agitación de verdad”, dijo el multimillonario de 60 años en una entrevista reciente de largo alcances con Yahoo Finance.

En opinión de Gundlach, la década de 2020 verá “crecer” muchas tendencias poco atractivas sobre las que se ha hablado durante años, pero que finalmente se volverán en contra. 

"Vamos a tener que enfrentar el gasto deficitario en seguridad social, atención sanitaria y todas esas cosas; todo eso tiene que ser resuelto durante los años 20 porque la curva de capitalización es muy mala”, añadió el multimillonario.

De acuerdo a la Oficina Presupuestaria del Congreso, el déficit federal superará 1 billón de dólares anuales en 2022.  Sin embargo, Gundlach dijo que los pronósticos de la agencia pueden ser excesivamente optimistas, dado que supone un “futuro bastante benigno” sin recesión y unas tasas de interés no demasiado altas.

Se espera que los costos por los intereses para el gobierno aumenten en tanto porcentaje del PIB de un 1,25 % a al menos un 3 % hacia 2027. “Eso es un aumento enorme. Y está pasando”, dijo el inversor a Yahoo Finance.

“Y cuando haces eso, en cierto modo estás diciendo: ‘Oye, el PIB se reducirá entre un 2 y un 2,5 % porque tenemos que pagar intereses’”, añadió.

Deuda, recesión y degradación

El inversor especializado en bonos ha criticado al presidente de la Reserva Federal, Jay Powell, y cree que el banco central está al tanto de este resultado; una de las razones por las que se ha hablado de la compra de activos a gran escala en la próxima recesión.

Es “porque saben que este problema ocupará los titulares cuando llegue la próxima recesión económica y creo que es estúpido pensar que no habrá una recesión económica en los próximos diez años teniendo en cuenta cómo estamos ahora”, añadió.

El influyente inversor de bonos Jeffrey Gundlach, director ejecutivo de DoubleLine Capital, durante una entrevista en California. (Photo by Matt Winkelmeyer/Getty Images)

Gundlach es uno de los pocos inversores que hicieron saltar las alarmas por las hipotecas de alto riesgo que llevaron a la crisis crediticia de 2008. En junio de 2007, dijo que las subprime “son un absoluto desastre y que solo va a empeorar”.

Pilotó con éxito la crisis crediticia para sus clientes y puso a funcionar el dinero en bonos hipotecarios vencidos en 2009 y tuvo un rendimiento considerablemente superior.

Pero Gundlach cree que la próxima crisis será más grave y que será en el crédito corporativo, donde las empresas, ya que las empresas están sosteniendo niveles récrod de deuda en sus balances. También señaló que el mercado de bonos corporativos “probablemente esté considerablemente sobrevalorado, lo que recuerda mucho a la crisis de las hipotecas en 2006”.

Cuando golpee la próxima recesión, las empresas no abordarán sus índices de apalancamiento y habrá “degradaciones de categoría generalizadas” en el mercado de grados de inversión, lo que dará como resultado una “desinversión considerable de mucho dinero inexperto”, advirtió el inversor.

Por esa razón, Gundlach sostuvo que este es el momento para que los inversores jueguen a la defensiva. Recomendó que la “exposición de los bonos corporativos debería estar en niveles mínimos absolutos en este momento”.

También está la afirmación de Gundlach de que en la próxima recesión las acciones estadounidenses quedarán “aplastadas” y que nunca se recuperarán a los niveles anteriores a la crisis en lo que queda por delante.

Artículos relacionados que te pueden interesar:


Julia La Roche