Mercados españoles cerrados

Guillermo Cánovas: "Los menores si valoran las consecuencias de la seguridad en internet aunque triunfa la popularidad que puedan ganar con una foto"

Guillermo Cánovas, presidente de la asociación Protégeles, lidera esta organización sin ánimo de lucro con una gran preocupación en mente: la seguridad de los menores en la red.

Desde la creación de esta asociación en el año 2002 han recibido miles de denuncias con diversos casos. Los más habituales son los de contenidos inapropiados en la red, el acoso escolar y sexual, el sexting, las tecnoadicciones y la ciberdelincuencia.

Para combatir estos y más problemas, Protégeles cuenta con diversas líneas de actuación, como nos cuenta el propio presidente. Explica que desarrollan tres vías por las cuales combaten los peligros de internet. La primera es a través de una ‘Hot line’, una línea telefónica que recibe alrededor de unas 3.500 denuncias al mes, donde el ciberbullying es el caso más repetido. La segunda vía que han desarrollado es una línea de ayuda, la llamada ‘Help line’ y que cuenta detrás con un equipo de profesionales que dan apoyo a los propios menores, a los padres y a centros escolares, uno de los pilares de sus actividades. Y precisamente en ellos se cimenta la tercera vía, que es la formación y que amplía su radio de acción hasta formar también a los cuerpos de seguridad del Estado.

Cuando se habla de la falta de seguridad en la red, el foco se traslada a las nuevas formas de relacionarse de los jóvenes, principalmente mediante plataformas de chat y redes sociales que les ponen en contacto de forma instantánea y virtual.

[Relacionado: Responsabilidad, respeto y precaución, claves para evitar los peligros en la Red]

Preguntado por este cambio en el modo de entablar amistades, Guillermo asegura que lo que realmente cambia es el entorno, pero no el objetivo. Insiste en que no es malo que los jóvenes hablen, chateen y se diviertan, pero que hay que poner el foco en su concepto de privacidad. Apunta que se tiende a pensar en la inconsciencia como motivo de sus actos, pero defiende que los menores si valoran las consecuencias de la seguridad en internet aunque triunfa la popularidad que puedan ganar con una foto.

Pese a la gran importancia de las redes sociales, Cánovas asegura que entre los menores existe ahora una caída brusca porque consideran que se está pasando de moda. Redes tradicionales como Tuenti y Facebook cada vez son menos atractivas para los usuarios jóvenes.

[Te interesará: Tuenti pierde más de la mitad de sus usuarios en 6 meses]

En su lugar, servicios de mensajería instantánea como Whatsapp o Line toman la delantera y atraen cada vez más a este público, que viene en busca de un contacto inmediato y la posibilidad de formar grupos.

Pero sobre estas últimas Guillermo denuncia la grave falta de seguridad que suelen tener la mayoría de estas aplicaciones. Algunas de ellas incluso carecen de política de privacidad o no aclaran los sistemas y criterios usados para almacenar datos. 

Entre las aplicaciones que han triunfado por su supuesta seguridad se encuentra Snapchat, el servicio de mensajería instantánea cuyos datos se borran en cuestión de segundos. Pero, como bien añade Guillermo, haciendo un simple pantallazo el material queda guardado para siempre.

[Te puede interesar: Snapchat, la app que todo el mundo quiere comprar]

Aunque se trabaja cada día más en mejorar la seguridad de los menores en la red, se siguen dando situaciones  bastante duras y que ponen de manifiesto que aún queda mucha más labor por hacer. Como nos contesta Guillermo al ser preguntado por algún caso que sorprendiera por su dureza, nos cuenta la historia de una joven adolescente que seguía páginas sobre autolesiones. La chica acudía a sesiones con su psicóloga, a la que confesó el motivo por el que iba siempre en manga larga, incluso durante el verano. El motivo eran unos quince cortes que se hizo con un cúter en un brazo y las quemaduras en el otro.

Ante todo esto Protégeles, en busca de soluciones, considera que los padres y los centros escolares juegan un papel fundamental en la seguridad online de sus hijos o alumnos. En busca de una mayor visibilidad y concienciación sobre el tema, la asociación encabeza en España la iniciativa mundial del Día la Internet Segura, poniendo el foco en el colectivo más vulnerable: los menores.