Mercados españoles cerrados
  • S&P 500

    4.222,08
    +55,63 (+1,34%)
     
  • Nasdaq

    14.148,43
    +118,05 (+0,84%)
     
  • NIKKEI 225

    28.010,93
    -953,15 (-3,29%)
     
  • Dólar/Euro

    1,1918
    +0,0052 (+0,44%)
     
  • Petróleo Brent

    74,77
    +1,26 (+1,71%)
     
  • BTC-EUR

    27.280,65
    -2.166,65 (-7,36%)
     
  • CMC Crypto 200

    786,42
    -63,93 (-7,52%)
     
  • Oro

    1.783,60
    +14,60 (+0,83%)
     
  • HANG SENG

    28.489,00
    -312,27 (-1,08%)
     
  • Petróleo WTI

    73,27
    +1,63 (+2,28%)
     
  • EUR/GBP

    0,8551
    -0,0039 (-0,46%)
     
  • Plata

    26,00
    +0,04 (+0,14%)
     
  • IBEX 35

    9.051,70
    +21,10 (+0,23%)
     
  • FTSE 100

    7.062,29
    +44,82 (+0,64%)
     

¿Guerra total? Israelíes, palestinos y hasta los vecinos de la región temen que esta vez sea en serio

·8 min de lectura
El sistema de defensa israelí se activó por el ataque de Hamas
MOHAMMED ABED

NUEVA YORK.- A ver, ¿qué pasa si juntamos TikTok con el resentimiento de los palestinos por la toma de tierras de parte de israelíes de ultraderecha en los barrios árabes de Jerusalén? ¿Y si a eso le sumamos la efeméride más emotiva de los israelíes en Jerusalén, y el juego de poder de Hamas para asumir el liderazgo de la causa palestina? ¿Y qué ocurre si finalmente agregamos dos ingredientes más, el vacío político dejado por la Autoridad Palestina, incapaz de celebrar nuevas elecciones y un Israel tan dividido que tiene que ir a las urnas todo el tiempo?

Lo que ocurre es el estallido de violencia del lunes en Jerusalén y alrededores, que pronto se extendió hasta el frente de la Franja de Gaza y que hace que la gente se pregunte si esta vez no va en serio, si no estamos siendo testigos del primer chispazo de una nueva intifada.

Tensión en Medio Oriente: Hamas ataca con 130 misiles a Tel Aviv

Tanto el gobierno de Israel como las naciones árabes circundantes y la Autoridad Nacional Palestina desean desesperadamente que la respuesta sea no. Israel, porque encontraría poco apoyo de una Casa Blanca con tendencia izquierdista. Los países árabes, para no quedar como defensores de los palestinos tira-cohetes. Y la Autoridad Nacional Palestina (ANP) porque quedaría al descubierto hasta qué punto ha perdido el control de la calle.

Pero a diferencia de las intifadas que se iniciaron en 1987 y 2000, cuando Israel podía llamar a alguien para que intentara frenar la cosa, ahora del otro lado del teléfono no hay ningún palestino que atienda, y si lo hay, es el celular de un adolescente de 15 años que lanza órdenes y agita la causa por TikTok, la aplicación preferida por los jóvenes palestinos para desafiar a Israel y fogonear la revuelta.

El sistema de defensa aérea Cúpula de Hierro de Israel intercepta cohetes lanzados desde la Franja de Gaza, controlada por el movimiento palestino Hamas, sobre la ciudad de Ashkelon, en el sur de Israel, el 11 de mayo de 2021
JACK GUEZ


El sistema de defensa aérea Cúpula de Hierro de Israel intercepta cohetes lanzados desde la Franja de Gaza, controlada por el movimiento palestino Hamas, sobre la ciudad de Ashkelon, en el sur de Israel, el 11 de mayo de 2021 (JACK GUEZ/)

Jack Khoury, un experto en la dinámica árabe de este conflicto, lo expresó muy bien en su análisis del lunes en el diario israelí Haaretz, donde dice que del lado palestino, lo que impulsa la protesta “es el movimiento popular, conformado mayormente por las generaciones más jóvenes, que no piensan esperar a sus líderes políticos: ni a la Autoridad Nacional Palestina, ni a los líderes árabes en Israel o la Franja de Gaza”.

“Durante los últimos días”, prosigue Khoury, “ha habido informes de que Hamas estaba intentando fogonear la protesta, pero lo cierto es que los líderes de Hamas no tienen el menor control del desarrollo de los acontecimientos, así que en realidad Israel no tiene a quién dirigirse o con quien mantener una discusión política sobre la situación”.

Cóctel explosivo

¿Cuál fue la chispa? El cóctel explosivo es una mezcla de “mes sagrado” y “tierra sagrada”, me dijo el filósofo de las religiones Moshe Halbertal, de la Universidad Hebrea. Y detrás pasaron en hilera los diferentes actores con su fósforo prendido en la mano.

Concretamente, este año el Día de Jerusalén —un feriado nacional para conmemorar la toma de control de Israel sobre Jerusalén Este, la Ciudad Vieja y el Monte del Templo durante la Guerra de los Seis Días de 1967, unificando por lo tanto Jerusalén Este con Jerusalén Oeste— se celebró con un servicio de plegarias que arrancaron el domingo a la noche en el Muro de los Lamentos, o Muro Occidental.

“Pagará un alto precio”: Netanyahu amenaza a Hamas tras el ataque en Tel Aviv

Esa fecha sagrada para los israelíes coincide aproximadamente con el Laylat al-Qadr de de los musulmanes, que este año cayó justo el sábado. El Laylat al-Qadr no solo es la noche más sagrada del Ramadán, es “La Noche del Destino”, la más sagrada de todo el calendario del islam: conmemora la noche en que el arcángel Gabriel le reveló al profeta Mahoma los primeros versos del Corán, y miles de musulmanes se congregan para recordarlo en la mezquita Al-Aqsa, cerca del Muro de los Lamentos, en el Monte del Templo.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Esa superposición de fechas sagradas condujo a inevitables choques en los callejones de Jerusalén Este y terminaron el lunes con la policía de Israel avanzando sobre la mezquita Al-Aqsa, donde los palestinos se habían ocupado de acopiar piedras para arrojar. Cientos de palestinos resultaron heridos y más de 20 oficiales de la policía de Israel sufrieron lesiones.

La situación se vio exacerbada por una disputa de larga data sobre lo que Halbertal llama “tierra sagrada”. Para resumir: hay israelíes judíos de ultraderecha que obtuvieron autorización judicial para desalojar a seis familias palestinas que están viviendo en hogares construidos sobre terrenos que eran propiedad de los judíos de Jerusalén Este antes de la división de la ciudad, durante la guerra de 1948. Esas familias palestinas llevaron ese desalojo a los tribunales. De hecho, estaba previsto que la Corte Suprema de Israel se pronunciara este lunes sobre la cuestión del desalojo, pero la decisión se pospuso debido a los hechos de violencia.

Los palestinos argumentan que es injusto que los judíos tengan derecho a reclamar tierras o casas que les pertenecían en Jerusalén Este antes de 1948, y que los palestinos no tengan manera legal de reclamar las tierras que eran suyas en Jerusalén Oeste o en cualquier otra parte de Israel antes de 1948.

Como si los enfrentamientos por estas fechas y tierras sagradas no fueran lo suficientemente incendiarios, también se vieron fogoneados, como dije, por las escenas subidas a TikTok. En abril, unos jóvenes palestinos subieron un video corto de ellos mismos agrediendo a un judío ortodoxo en el transporte público, como una forma de inspirar ataques similares. En respuesta, un grupo judío de ultraderecha llamado Lehava encabezó una marcha que atravesó Jerusalén hasta la Puerta de Damasco de la Ciudad Vieja, al grito de “¡Salgan, árabes!”.

La sumatoria de cosas hace que un nudo gordiano parezca fácil de desenredar. ¿Pero qué nos dice todo esto?

La primera conclusión, la más obvia e importante, es que en los últimos años en Israel se ha instalado un consenso peligrosamente ingenuo: los israelíes se han convencido de haber sofocado el conflicto y que los palestinos que viven en Cisjordania y Jerusalén Este ya están básicamente resignados a vivir bajo el control permanente de Israel. Ese consenso debe ser tan fuerte que en las cuatro elecciones recientes de Israel, la cuestión de la paz con los palestinos, cómo lograrla y qué pasa si se ignora el tema, ni siquiera fue parte de la discusión política.

El humo se eleva después de un ataque aéreo israelí en la ciudad de Gaza
ANAS BABA


El humo se eleva después de un ataque aéreo israelí en la ciudad de Gaza (ANAS BABA/)

Los así llamados Acuerdos de Abraham diseñados por la administración Trump y que normalizaron las relaciones entre Israel y los Emiratos Árabes Unidos, Bahrein, Sudán y Marruecos, aunque valiosos para estabilizar la región, también reforzaron la creencia de que la causa palestina era noticia vieja. Los titulares de hoy demuestran la falacia de esa idea.

Cabe aclarar que por el momento el gobierno de Biden no tiene el menor interés ni se siente obligado a responder a esos titulares. No cree que las condiciones actuales sean propicias para ningún avance real en la cuestión israelí-palestina, y ahora que su principal objetivo en la región es tratar de salvar el acuerdo nuclear con Irán —un tema que de por sí genera tensiones con Tel Aviv—, lo que menos quiere la Casa Blanca es distraerse y tener que mediar un alto el fuego entre israelíes y palestinos o frenar los intentos iraníes de fogonear la situación en Jerusalén.

Entonces, ¿cómo sigue la cosa? En parte, todo depende de Netanyahu. De las alucinantes coincidencias de estas fechas, la más loca de todas quizás sea que estos podrían ser los últimos días de Bibi como primer ministro de Israel, tras más de 12 años en el cargo. El interés de Netanyahu es que sus rivales no logren formar una nueva coalición para tumbarlo. Quiere que Israel termine yendo por quinta vez a las urnas, lo que le daría una oportunidad de resistir y tal vez evitar la cárcel, si resulta condenado en el actual juicio que enfrenta por corrupción. Netanyahu podría intentarlo echando leña al fuego de los enfrentamientos hasta que sus rivales de derecha tengan que abandonar el intento de derrocarlo y declarar que este no es el momento para un cambio de liderazgo.

Gran parte también depende de lo que decida hacer Hamas. Desde que gobierna la Franja de Gaza, Hamas no ha logrado generar crecimiento económico significativo ni avances políticos en la relación con Israel. Y el hecho de que la Autoridad Nacional Palestina haya pospuesto las elecciones, que probablemente habría ganado Hamas, significa que el gobierno de la Franja está atascado.

Israel, sin tregua: un misil cada tres minutos en un país que no da respiro

¿Qué suele hacer Hamas cuando está atascado? Disparar misiles contra Israel. Pero el lunes hizo algo realmente inusual: disparó cohetes contra Jerusalén para tratar de asumir el liderazgo del levantamiento que se estaba gestando allí. Israel tomó represalias bombardeando Gaza, donde según los informes murieron al menos a 20 palestinos.

En conclusión: todo esto puede calmarse en tres o cuatro días, cuando Hamas, Israel, Egipto, Jordania y la ANP adviertan que les conviene recuperar el control de la calle. O puede no calmarse. En ese caso, si todo evoluciona hacia una nueva intifada y es la calle la que le impone su voluntad a sus líderes, el terremoto sacudirá a Israel, Gaza, Cisjordania, Jordania, Egipto y se llevará puestos los Acuerdos de Abraham.

En ese caso, te sugiero que descargues TikTok, para seguirlo todo en tiempo real.

Traducción de Jaime Arrambide

The New York Times

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente