Mercados españoles cerrados

Grupo IAG anuncia la compra de la aerolínea austriaca Niki en quiebra

Foto tomada el 25 de mayo de 2011 muestra aviones de Air Berlin y la austríaca Niki en la pista del aeropuerto Tegel, en Berlín.

El grupo hispano-británico International Airlines Group (IAG) anunció el viernes la compra de acciones de la compañía austriaca Niki, en quiebra al igual que su compañía matriz Air Berlin (Londres: 0GPE.L - noticias) .

El acuerdo prevé que IAG "compre activos de la compañía aérea austriaca Niki (...) por un total de 20 millones de euros [24 millones de dólares] e inyecte en Niki una liquidez de hasta 16,5 millones de euros", escribió en un comunicado.

IAG precisó que la operación "se realiza a través de una filial recién creada" de Vueling, con sede en Austria.

Vueling es una compañía española de bajo coste que forma parte del grupo hispano-británico, también propietario de Iberia y British Airways.

La nueva compañía prevé contratar a cerca de 740 de los 1.000 empleados de Niki, añadió IAG.

La transacción está sujeta a la aprobación de las autoridades europeas de la competencia, precisó.

Los activos en cuestión incluyen "hasta 15 aviones de la familia A320 y una cartera de franjas horarias en diferentes aeropuertos, como los de Viena, Dusseldorf, Múnich, Palma y Zúrich".

"Este acuerdo permitirá a Vueling incrementar su presencia en Austria, en Alemania y en Suiza y ofrecerá a los consumidores de la región mayores opciones de vuelos baratos", comentó el director general de IAG, Willie Walsh, citado en el comunicado.

Niki entró en quiebra a mediados de diciembre cuando Lufthansa (Xetra: LHAB.DE - noticias) abandonó los planes de adquirir la compañía y activos de Air Berlin. La compañía alemana renunció debido a las preocupaciones planteadas por la autoridad europea de la competencia.

A pesar de que 2017 ha sido un mal año para algunas compañías europeas -tras el colapso de Air Berlin y Monarch Airlines en Reino Unido, y con Alitalia (Estutgart: 2278962.SG - noticias) en Italia intervenida por la administración-, IAG ha resistido a las turbulencias.

El grupo, propietario también de Aer Lingus, dijo que espera que las ganancias operativas subyacentes alcancen los 3.000 millones de euros en 2017, un 20% más con respecto al año anterior, gracias al aumento de la demanda y la caída de los costes.