Mercados españoles cerrados
  • S&P 500

    3.973,75
    +72,39 (+1,86%)
     
  • Nasdaq

    11.535,27
    +180,66 (+1,59%)
     
  • NIKKEI 225

    27.001,52
    +262,49 (+0,98%)
     
  • Dólar/Euro

    1,0695
    +0,0133 (+1,26%)
     
  • Petróleo Brent

    113,51
    +0,96 (+0,85%)
     
  • BTC-EUR

    27.465,99
    -773,95 (-2,74%)
     
  • CMC Crypto 200

    658,56
    -16,31 (-2,42%)
     
  • Oro

    1.852,00
    +9,90 (+0,54%)
     
  • HANG SENG

    20.470,06
    -247,18 (-1,19%)
     
  • Petróleo WTI

    110,52
    +0,24 (+0,22%)
     
  • EUR/GBP

    0,8493
    +0,0038 (+0,45%)
     
  • Plata

    21,76
    +0,09 (+0,40%)
     
  • IBEX 35

    8.625,80
    +141,30 (+1,67%)
     
  • FTSE 100

    7.513,44
    +123,46 (+1,67%)
     

La gran apuesta de Google al regreso a la oficina: US$1.000M

·5 min de lectura
El actual edificio de oficinas de Google en Londres (Photo by TOLGA AKMEN/AFP via Getty Images)
El actual edificio de oficinas de Google en Londres (Photo by TOLGA AKMEN/AFP via Getty Images)

(Bloomberg) — Los grandes cerebros de Google tienen que trabajar en algún lugar y, a menudo, tienen que estar en el mismo lugar. Sin embargo, las instalaciones que pueden servir a un personal numeroso y colaborativo en esta nueva era de trabajo son escasas. No es de extrañar que el gigante de internet se haya apoderado de un espacio de oficinas de primer nivel en Londres.

Google acordó la semana pasada comprar una de sus oficinas de Londres por 763 millones de libras (US$1.000 millones). La empresa también está construyendo un campus gigantesco un par de kilómetros al norte. Mientras tanto, Facebook duplicó su espacio de oficina cercano y el año pasado, Google llegó a un acuerdo para comprar una oficina en Nueva York.

Para la industria de la tecnología, la necesidad de un espacio de oficina de calidad se ha intensificado en la pandemia como resultado del aumento de la plantilla. El inconveniente es que en ciudades como Londres no hay suficientes grandes edificios en ubicaciones privilegiadas con espacios de colaboración decentes y sólidas credenciales ambientales.

Por supuesto, Google podría haber decidido renovar el contrato de arrendamiento de su edificio a más largo plazo. Pero su matriz, Alphabet., tiene una pila neta de efectivo de US$114.000 millones y la oficina de Londres estaba a la venta. Entonces, ¿por qué no comprar? El acuerdo asegura dependencias en una ubicación privilegiada en la intersección de dos de las líneas de metro norte-sur y este-oeste de Londres. Google puede hacer lo que quiera con la estructura sin el permiso de un propietario. Ya se ha dado a conocer algo de lo que se avecina, con planes de cubículos insonorizados, así como espacios de trabajo al aire libre.

Más que una compra, una inversión en Reino Unido

Además, existen claros beneficios políticos en un momento en que las grandes tecnológicas están bajo un escrutinio cada vez mayor. Google posicionó la transacción no como una compra de propiedad sino como una inversión en el Reino Unido. Rishi Sunak, el ministro de Hacienda británico deseoso de promover el brexit en Gran Bretaña, tuiteó indicando que el acuerdo es una “inversión en empleos” y “un gran voto de confianza”. Ese desembolso de US$1.000 millones ya está generando rendimientos no financieros.

Finalmente, la propiedad otorga a Google control total sobre los datos relacionados. Los propietarios están analizando cada vez más el uso de la oficina para mantener el consumo de energía al mínimo. Esos conocimientos deben ser valiosos para una empresa en el negocio de la información.

Empresas quieren a los empleados de vuelta

Muchas grandes empresas están ansiosas por volver a reunir a los trabajadores en persona. Su aprobación del trabajo desde casa tiene sus límites. Una encuesta reciente a casi 700 líderes empresariales europeos encargada por analistas de UBS Group AG encontró que solo el 10% estuvo de acuerdo en que trabajar desde casa era al menos tan productivo como estar en la oficina. El término de la directriz de trabajar desde el hogar en el Reino Unido del miércoles desencadenó que firmas financieras, incluidas Citigroup Inc. y Goldman Sachs Group Inc., pidieran a su personal que regrese a la oficina.

Pero la mayoría de las grandes empresas no pueden permitirse comprar su oficina y convertirla en algo parecido a una mezcla entre un hotel boutique y un centro nacional de exhibición. Y la mayoría no habrá aumentado masivamente su plantilla durante la pandemia. Sin embargo, es probable que busquen arrendar un edificio que sea diferente al que se encuentran.

Los propietarios en Londres, París, Madrid y Berlín informan que los nuevos inquilinos solicitan más espacio para reuniones y menos escritorios, buena ventilación y credenciales ecológicas, según Bloomberg Intelligence. Más de la mitad de los líderes empresariales europeos esperan permitir el trabajo desde el hogar al menos un día a la semana, mayoritariamente tres, según la encuesta de UBS. Por lo tanto, querían menos espacio incluso cuando estaban contratando personal. La presión para reducir los metros cuadrados se ve exacerbada por el hecho de que las oficinas suelen ser el mayor contribuyente a su huella de carbono.

Tome el ejemplo de Lloyd’s, que está revisando su futuro en el edificio histórico diseñado por Richard Rogers que ha ocupado desde 1986. Dado que los suscriptores realizan cada vez más negocios en oficinas cercanas incluso antes de la pandemia, la revisión probablemente esté retrasada.

Desafío

Para los propietarios comerciales, el mundo posterior a la pandemia representa un gran desafío. Los inquilinos tendrán una gran demanda de instalaciones recién construidas o renovadas que tengan sólidas credenciales ambientales, sociales y de gobernanza corporativa, y excelentes espacios para el trabajo colaborativo. Es posible que los edificios más antiguos sujetos a restricciones urbanísticas deban encontrar usos alternativos, como residenciales o de ocio. Los trabajadores de oficina pueden esperar un mejor entorno de trabajo. Para algunos llegará antes, mientras que otros tendrán que esperar.

Nota Original:

Google Just Bet $1 Billion on the Office Comeback: Chris Hughes

©2022 Bloomberg L.P.

TE PUEDE INTERESAR

(VIDEO) Cifras impactantes: el poder de las gigantes tecnológicas más influyentes del mundo

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente