Gobierno y grupos parlamentarios debaten que los jubilados parciales sigan cotizando para mejorar su pensión

MADRID, 24 (EUROPA PRESS)

El Ministerio de Empleo estudia con los grupos parlamentarios en el Pacto de Toledo la posibilidad de que los ciudadanos que opten por la jubilación parcial puedan seguir cotizando de forma proporcional a las horas que trabajen para mejorar la pensión de la que dispondrán cuando se retiren de forma definitiva, como fórmula posible de incentivo para que más personas opten por esta vía.

Estas cuestiones se han puesto sobre la mesa durante la última reunión del Pacto de Toledo que se ha celebrado esta semana, en la que se están negociando modificaciones en la Ley 27/2011, concretamente en los aspectos referidos a jubilaciones parciales y anticipadas.

Fuentes parlamentarias han indicado a Europa Press que, aunque aún no se les ha hecho llegar ninguna propuesta por escrito, sí están tratando ya ideas que se barajan en la Seguridad Social, y que persiguen generalizar el principio de compatibilización del trabajo con el cobro de parte de la pensión para alargar la vida laboral de los españoles, tal y como avanzó el secretario de Estado de Seguridad Social, Tomás Burgos, en comparecencia parlamentaria el pasado mes de noviembre.

RETIRO PRIVILEGIADO

Y es que de momento la jubilación parcial supone únicamente una forma "privilegiada" de retirarse, según el propio Burgos, que en la misma sesión de la Comisión del Pacto de Toledo indicó que en 2011 unas 121.000 personas se acogieron a esta modalidad, con un gasto anual de 2.704 millones de euros.

El problema fundamental es que es necesario hacer "más atractiva" esta posibilidad para los ciudadanos, pero "si lo que se cobra de pensión y lo que se cobra de retribución es lo mismo que la pensión total no hay estímulos", han indicado las fuentes consultadas.

En la misma línea, el Ejecutivo pretende que la edad mínima para acogerse a la jubilación parcial sean los 63 años y que se aumenten las horas de trabajo hasta entre el 50 y el 65% de la jornada ordinaria.

RETRASO DE LA EDAD DE JUBILACIÓN

Con respecto a la jubilación anticipada, de momento no se han barajado iniciativas más allá de las ya avanzadas por el Ejecutivo, que pretende que la edad a partir de la cual se puede acceder a esta opción se vaya retrasando de forma paralela a la entrada en vigor de la nueva edad de jubilación ordinaria (que en 2027 deberá llegar a los 67 años, a un ritmo de un mes por ejercicio).

Así, la idea es que finalmente se fije en 63 años el mínimo para la jubilación anticipada involuntaria y en 65 años para la voluntaria. Asimismo, se busca alcanzar el "criterio general de que haya cuatro años de diferencia entre la edad legal y la real de jubilación anticipada".

El mismo criterio se aplicaría para las jubilaciones parciales, y además también se propondrán "endurecimientos" en los coeficientes reductores que se aplican a la jubilación anticipada. No obstante, las negociaciones continuarán con el objetivo de alcanzar acuerdos antes de que acabe el mes de marzo, fecha tope que se ha dado el Gobierno para las negociaciones políticas antes de decretar unilateralmente.

Así va la Bolsa

PUBLICIDAD