Mercados españoles abiertos en 1 hr 15 mins

Abogado de inmigración a los dreamers: no se casen ahora

Una joven manifestante sostiene una pancarta durante un acto en defensa de los deportados y los llamados soñadores en Downtown, San Diego, California (Getty Images).

El Servicio de Ciudadanía e Inmigración de los Estados Unidos (USCIS) sigue aceptando las solicitudes de renovación del DACA después de que la Corte Suprema rechazara el pedido de Trump de finalizar el programa. Por su lado, el Congreso aún tiene que aprobar un programa que reemplace el de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia.

Mientras que el USCIS no está aceptando nuevas solicitudes, los actuales beneficiarios del DACA tienen que hacer el trámite para renovar su estatus lo antes posible, según Juan Carlos Gómez, director del Centro de Inmigración y Derechos Humanos Carlos A. Costa (IHRC) de la Universidad Internacional de Florida.

“El gobierno se ha mostrado muy poco confiable, dicho con finura. La gente debe seguir rellenando formularios y más formularios para renovar su estatus mientras las sentencias judiciales tengan efecto”, dijo. Los “soñadores” (dreamers, como se les conoce en inglés), unos 700 000 inmigrantes indocumentados que fueron llevados a Estados Unidos cuando eran niños, están en un estado permanente de pánico y miedo a ser detenidos y deportados.

Gómez, quien ha trabajado como abogado especializado en inmigración durante 27 años, dice haber visto un aumento de clientes en estado de pánico desde que Trump fue elegido, especialmente en los últimos meses. Su centro ha trabajado con 60 inmigrantes indocumentados desde septiembre, aconsejándoles sobre nuevos pasos a seguir.

‘No actúen apoderados por el pánico, la desesperación o el miedo’

En medio de los intentos por parte de los beneficiarios del DACA de buscar la manera de permanecer de forma legal en el país, la idea más habitual que mencionan los clientes es casarse con alguien que disponga de residencia permanente o sea ciudadano estadounidense, dijo Gómez.

“No actúen apoderados por el pánico, la desesperación o el miedo. Me he convertido en una especie de consejero matrimonial, que recomienda a la gente que no se case. La respuesta es NO”, dijo Gómez. “Por supuesto, hay un tema de matrimonio fraudulento. Y la vida es demasiado corta como para venderse de esa manera. No sean autodestructivos y no permitan que nadie les tome por estúpidos”.

A pesar de la fuerte tendencia a sentirse abrumadas por la situación, las personas, especialmente los padres, deben mantenerse lo más juiciosas posible, dijo Gómez.

“No tiren su dinero. Sean aconsejados por varios abogados. Tengan cuidado con un abogado que les diga ‘dame tal cantidad de dinero y encontraré una solución’. Gente que se aprovecha de clientes asustados y vulnerables. Protéjanse”.

Y lo que es más importante, a la vista de un panorama completamente incierto, los individuos necesitan aceptar que la incertidumbre es parte de la realidad y hacer todo lo que esté en sus manos. Y, a pesar de lo limitado de las circunstancias, muchos soñadores están alcanzando el éxito en sus carreras.

“Si oyen a alguien que les promete un milagro, corran. No se rindan; soliciten la renovación. No caigan detenidos”, dijo Gómez. “Sean lo mejor personas que puedan ser”.

Además del IHRC, otras organizaciones de defensa de derechos y sin ánimo de lucro como Americans for Immigrant Justice, Church World Service y facultades de derecho de todo el país ofrecen consultas gratuitas y asesoría legal a inmigrantes indocumentados.

Melody Hahm