Mercados españoles cerrados

Fuente AP: Joshua Kushner pudiera comprar Marlins

Por STEVEN WINE

MIAMI (AP) — La familia Kushner, de estrechos vínculos con la Casa Blanca, podría incursionar pronto en el béisbol de las Grandes Ligas.

Joshua Kushner, cuyo hermano mayor es asesor del presidente Donald Trump, tiene un acuerdo preliminar para comprar a los Marlins de Miami por unos 1.600 millones de dólares, indicó el viernes una fuente con conocimiento de las negociaciones.

La persona habló con The Associated Press a condición de preservar el anonimato porque los Marlins y el dueño Jeffrey Loria no han comentado públicamente sobre las negociaciones.

El acuerdo preliminar fue precedido por un examen cuidadoso por Kushner, dijo la persona, y añadió que la oferta final pudiera ser mucho más baja que los 1.600 millones mencionados. Otras partes también están interesadas en adquirir a los Marlins y Loria pudiera reabrir negociaciones con ellas.

Kushner es un empresario e inversionista de Nueva York y hermano de Jared Kushner, yerno y asesor del presidente Trump.

Jared Kushner, casado con Ivanka Trump, no estaría involucrado en la gestión para adquirir la franquicia. Tampoco lo está el padre de los Kushner, Charles, quien manejó la empresa de bienes raíces de la familia hasta que acabó en la cárcel por evasión fiscal, hacer contribuciones ilegales a campañas electorales e intimidar testigos.

"De acuerdo con las normativas de Grandes Ligas, la Oficina del Comisionado debe ser informada de cualquier negociación sobre una posible venta", declaró Grandes Ligas, en un comunicado difundido el jueves. "La Oficina del Comisionado no se ha enterado directa o indirectamente de una negociación que involucre a Charles Kushner".

Cualquier venta deberá ser aprobada por tres cuartas partes de los clubes de las Grandes Ligas.

El interés de Joshua Kushner por adquirir los Marlins trascendió el viernes, al mismo tiempo que los peloteros del equipo participaban en una serie de eventos en la ciudad previo al arranque de la pretemporada la semana próxima.

"Alegre por este primer día", declaró Giancarlo Stanton, el toletero con un contrato de 325 millones de dólares. El tema de la venta de la franquicia es una distracción, dijo.

"Las cámaras y las preguntas no te ayudan a ganar", dijo Stanton. "Hay que estar concentrado. Hay que enfocarse en lo que realmente tiene importancia".

El cerrador A.J. Ramos bromeó cuando le preguntaron si la venta podría derivar en una tanda de tuits desde la Casa Blanca sobre juegos de los Marlins.

"Tengo algunos chistes, pero no voy a hacer comentarios", señaló Ramos. "Pero esta será una organización distinta".

Los Marlins no se clasifican a los playoffs desde 2003, la racha más larga en la Liga Nacional y han quedado últimos en concurrencia en los estadios de la Liga Nacional en 11 de los últimos 12 años, pese a que se mudaron a un nuevo parque en 2012. La baja convocatoria de público se atribuye en parte a lo impopular que es Loria debido a las modestas nóminas del club y que la financiación del nuevo estadio es considerada como injusta para los contribuyentes.

Loria, de 76 años, dio luz verde para incrementar en un tercio la nómina esta temporada, dejándola en 100 millones de dólares, lo que dio fuerza a las conjeturas de buscar tener un equipo competitivo con el fin de que sea más atractivo para posibles compradores.

Aunque Loria tiene fama de frugal, también es conocido por gestos de generosidad. El año pasado, le regaló a Dee Gordon un medallón por ganar el título de bateo de la Liga Nacional.

"Se portó bien conmigo y mi familia", señaló Gordon. "Si la venta se concreta, sin duda que será algo triste".

Loria, comerciante de arte en Nueva York, compró a los Marlins a John Henry por 158,5 millones de dólares en el 2002. Henry era parte del grupo de dueños de los Medias Rojas de Boston, que han conquistado tres campeonatos de la Serie Mundial desde 2004.