Mercados españoles cerrados

Francia se opone a la decisión de suspender el alivio de la deuda a Grecia

El ministro de Economía francés, Michel Sapin, en una conferencia en Berlín el 13 de diciembre de 2016

El ministro francés de Economía y Finanzas, Michel Sapin, se opuso este jueves a la decisión de la presidencia del Eurogrupo de suspender las medidas de alivio a la deuda griega, y dijo que esas medidas fueron adoptadas, "sin ninguna condición".

"Las expresiones individuales no son expresiones colectivas del Eurogrupo", afirmó Sapin en rueda de prensa, en alusión implícita a Alemania, país que pidió el miércoles la suspensión de esas medidas.

"Las disposiciones de alivio de la deuda serán aplicadas", insistió el ministro, quien recordó que esta decisión fue el "primer paso por parte de los países del Eurogrupo para cumplir sus compromisos ante Grecia". "Ningún gobierno ha respetado tanto sus compromisos" como el Ejecutivo griego de Alexis Tsipras, aseguró.

El portavoz del presidente del Eurogrupo anunció la víspera, a solicitud de Alemania, la suspensión de esas medidas de alivio de la deuda griega -concedidas a principios de diciembre por la eurozona a Atenas a cambio de reformas- debido a las medidas sociales anunciadas poco después por Tsipras.

Tres días después de otorgadas esas medidas de alivio, el jefe del Gobierno griego anunció el restablecimiento de la paga extraordinaria para los jubilados con pensiones inferiores a 850 euros, así como el aplazamiento de la subida del impuesto del IVA en las islas orientales del Egeo mientras dure la crisis migratoria.

Los ministros de los 19 países del euro habían adoptado el 5 de diciembre medidas técnicas sobre los tipos de interés y los vencimientos de algunas deudas griegas, cuyo impacto de unas decenas de millones de euros es limitado en comparación con los 315.000 millones de euros de la actual deuda pública griega (180% del PIB).

Desde 2010, Grecia está sumida en un proceso de rescate financiero a cambio de duras reformas reclamadas por sus acreedores: la Unión Europea y el Fondo Monetario Internacional.

Sin embargo, el FMI rechaza participar en el vigente tercer plan de ayuda de 86.000 millones de euros si los europeos no abordan una reducción decisiva de la deuda griega.