Francia obligará a los bancos a separar sus actividades de riesgo en filiales independientes

PARÍS, 19 (EUROPA PRESS)

El consejo de ministros francés ha presentado este miércoles un proyecto de ley para la separación y la regulación de las actividades financieras, que obligará a los bancos galos a separar sus actividades de riesgo en filiales independientes para limitar así los riesgos sobre los titulares de depósitos y los contribuyentes.

El Gobierno destaca que este proyecto de ley responde a su compromiso de poner las finanzas al servicio de la economía real e incluye medidas destinadas proteger a los consumidores bancarios, especialmente los "más frágiles". Además, subraya que convierte a Francia en el primer país de Europa en poner en marcha una reforma estructural de los bancos.

El Ministerio de Economía y Finanzas explica que la crisis ha demostrado los importantes riesgos que presentan las operaciones que los bancos realizan en los mercados financieros por su propia cuenta y para su propio beneficio, poniendo en riesgo los depósitos de los clientes.

"El proyecto de ley prevé relegar estas actividades en una filial independiente para proteger al banco en caso de problemas. Por el contrario, quedarán en el banco las actividades útiles para la financiación de la economía, y especialmente la de las empresas, que pueden legítimamente apoyarse en los depósitos de los clientes", explica.

Asimismo, asegura que el texto también aborda el hecho de que los Estados han tenido a menudo que rescatar a sus entidades para salvar los depósitos de sus clientes y evitar el contagio y la materialización de un riesgo sistémico. "Un banco asume riesgos excesivos cuando se cree protegido gracias a la intervención del estado", remarca.

Para evitar esto, el proyecto prevé que sean los accionistas y, si fuera necesario, algunos acreedores, los primeros que hagan frente a las posibles pérdidas en caso de dificultades, protegiendo a los clientes y el dinero de los contribuyentes. Además, crea un fondo de garantía financiado por los bancos y el sector financiero.

Por otro parte, el Gobierno francés reforzará el papel de la Autoridad de Control Prudencial y Resolución y le permitirá intervenir a tiempo en las entidades que atraviesen dificultades. Para ello, cada banco deberá contar un plan de resolución indicando cómo el supervisor bancario podría intervenir en caso de amenaza de quiebra.

Asimismo, también crea un consejo de estabilidad financiera encargado de identificar el desarrollo de un riesgo sistémico en el sector y dotado de poder de intervención para mitigar este riesgo mediante la imposición de requisitos adicionales de capital o que rijan la concesión de crédito por los bancos.

Así va la Bolsa

PUBLICIDAD