Mercados españoles cerrados

La fiscalía pide un juicio contra Air France por el accidente del vuelo Río-París

Unos buzos recuperan el 8 de junio de 2009 una parte del avión de Air France A330 que se precipitó al océano Atlántico cuando cubría el trayecto Rio de Janeiro-París

La fiscalía de París pide un juicio contra Air France y un sobreseimiento para Airbus, al final de la investigación sobre el accidente del vuelo Río-París de 2009, en el que murieron 228 personas, indicaron el miércoles a la AFP fuentes judiciales.

La fiscalía estima que la compañía aérea "cometió negligencia e imprudencia" al no dar a sus pilotos suficiente información sobre cómo reaccionar en caso de anomalías en las sondas que controlan la velocidad de los aviones, pese a varios incidentes de ese tipo en los meses previos al siniestro, según un informe con fecha del 12 de julio que la AFP pudo consultar.

Asimismo, considera que no hay suficientes elementos para presentar cargos contra el constructor aeronáutico europeo y llevarlo a juicio.

Corresponde ahora a los jueces de instrucción decidir si siguen las recomendaciones de la fiscalía y ordenan un juicio únicamente contra la compañía franco-holandesa.

El 1 de junio de 2009, el vuelo AF447 que cubría la ruta Río-París cayó en el Océano Atlántico. Los 228 pasajeros y miembros de la tripulación perecieron en el accidente, el peor de la historia de Air France.

Tanto Air France como Airbus fueron inculpadas en 2011 por "homicidios involuntarios".

El elemento que desencadenó el siniestro fue la congelación de unas sondas en el exterior del aparato, las sondas Pitot, que acarreó indicaciones erróneas sobre la velocidad y desorientaron a los pilotos, hasta que la aeronave cayó al océano.

Pero los expertos se libran una batalla sobre las responsabilidades en la serie de incidentes que condujeron al accidente. Las partes civiles exigen que ambas compañías, Air France y Airbus, respondan ante los tribunales.

Un primer informe de 2012 señalaba fallos cometidos por la tripulación, problemas técnicos y una falta de información entre los pilotos en caso de congelación de la sonda, pese a que se le había señalado a Airbus varios incidentes de este tipo.

Tras este primer peritaje, el constructor aeronáutico solicitó una nueva evaluación que concluyó que la tripulación reaccionó de forma "inapropiada" y que Air France no actuó de forma adecuada.

Pero los familiares de las víctimas y la aerolínea impugnaron este peritaje, que consideraron demasiado favorable al constructor, ante la corte de apelaciones de París que ordenó que sea anulado y reabrió la investigación.

Un último informe, de diciembre 2017, estimó que "las acciones inadaptadas en pilotaje manual" de la tripulación condujeron a que el Airbus A330 de la compañía francesa se precipitara al mar.