Mercados españoles abiertos en 4 hrs 25 min

Fiebre azul: ¿será el cobalto el futuro de la economía española?

El cobalto es un elemento que destaca por su belleza y su historia mortífera. Se encuentra a menudo combinado con otros minerales, dándole un color azul precioso. Por ello, se ha utilizado históricamente para darle color al vidrio, al esmalte y a la cerámica. Sin embargo, su nombre deriva de una palabra alemana utilizada para un ser maligno similar a un ‘trasgo’, ya que, al intentar extraerle el cobre o níquel, el cobalto libera gas arsénico, lo cual en las minas era un peligro muy serio. Actualmente, es utilizado para crear las baterías de litio, que se usan como, entre otras cosas, fuente de energía para los coches eléctricos.

Es un material bastante raro, casi la mitad del cual se extrae de la República Democrática del Congo (RDC), y más del 50% está destinado a estas baterías. Debido a los conflictos en este país, así como el hecho de que las ganancias de la minería de cobalto están mayoritariamente destinados a comerciantes chinos, esta industria recibe duras críticas. Es evidente, ya que se supone que la revolución de la tecnología renovable debería favorecernos a todos. El sector del cobalto tiene problemas comparables a los que existen con los talleres en el sector de la fabricación de ropa: poco sostenibles y que explotan a los trabajadores

[También de interés: El ‘polvo de hadas’ que puede revolucionar nuestras vidas]

Cobalto Foto: Motor1

¿Qué solución hay para que nuestras decisiones no perjudiquen el medio ambiente y tampoco expolien al pueblo congolés? Pues ni más ni menos que se podría extraer directamente del suelo ibérico. España es la zona más mineralizada de la Unión Europea, con una gran diversidad geológica de recursos, incluido el cobalto. Patrick Morris, CEO de Primary Energy Metals, una compañía canadiense dedicada a la extracción ética del vanadio, cobre, níquel y cobalto, sostiene que nuestro país está excepcionalmente posicionado para suministrar el material necesario para las baterías de litio.

Además, los inversores extranjeros están muy interesados en España por su situación política, su estructura fiscal, y su teórica defensa de la industria minera. Existen ya cuatro fábricas de baterías, y se pronostica que Tesla Motors (fabricante estadounidense de coches eléctricos) y Contemporary Amperex Technology (fabricante chino más grande de baterías de litio) instalarán fábricas en distintos puntos de Europa. Efectivamente, parece sólo una cuestión de tiempo para que el sector deje de depender de la explotación del Congo.

Una demanda demasiado alta

Sin embargo, quizá no sea la mejor y única solución. Ya hay una demanda muy alta para un material muy raro. Al ritmo actual, la demanda de cobalto superará la producción anual en el año 2025.

La inclusión de España entre las fuentes extractoras del mineral puede que no sea suficiente. El suministro global está aumentando cada año, pero este incremento no cubriría la demanda prevista.

Alternativas en el mercado

Ya se están proponiendo alternativas de materiales más abundantes para reemplazar el cobalto. La Universidad de California Berkeley ha estado experimentando con el manganeso para crear baterías ecológicas eficaces. Esta sustancia es mucho más común y barata y fácil de obtener, mientras que sus cátodos superan a los de iones de litio con una carga de casi el doble de vatios-hora por kilogramo. Y en este sentido, España tampoco tiene por qué quedarse atrás: con nuestra riqueza en vanadio, también se podrían producir baterías de flujo redox, las cuales se deterioran mucho más lentamente que las de iones de litio. La compañía española HydraRedox está obteniendo buenos resultados desarrollándolas, y la consultora Roskill afirma que la demanda del vanadio podría aumentar un 3100% en el periodo de 2015 al 2025.

Sea el cobalto, el manganeso, el vanadio, o algún otro material, lo cierto es que, con el inminente abandono de las fuentes de energía menos renovables, la UE destinará unos 250 millones de euros a otros materiales, especialmente para proyectos de energía limpia. España debe evaluar bien sus opciones y elegir la que rinda mejor tanto en el ámbito económico como en el ecológico.

Artículos relacionados que te pueden interesar:

Nueva tecnología reduciría uso de cobalto en baterías de autos

Baterías de móvil que durarán hasta dos semanas

Laotracaradelamoneda

IDNet Noticias