Mercados españoles cerrados
  • S&P 500

    3.976,46
    +75,10 (+1,92%)
     
  • Nasdaq

    11.535,05
    +180,43 (+1,59%)
     
  • NIKKEI 225

    27.001,52
    +262,49 (+0,98%)
     
  • Dólar/Euro

    1,0686
    +0,0124 (+1,18%)
     
  • Petróleo Brent

    113,22
    +0,67 (+0,60%)
     
  • BTC-EUR

    28.156,47
    -25,11 (-0,09%)
     
  • CMC Crypto 200

    676,30
    +1,42 (+0,21%)
     
  • Oro

    1.852,60
    +10,50 (+0,57%)
     
  • HANG SENG

    20.470,06
    -247,18 (-1,19%)
     
  • Petróleo WTI

    110,18
    -0,10 (-0,09%)
     
  • EUR/GBP

    0,8498
    +0,0042 (+0,50%)
     
  • Plata

    21,79
    +0,12 (+0,54%)
     
  • IBEX 35

    8.625,80
    +141,30 (+1,67%)
     
  • FTSE 100

    7.513,44
    +123,46 (+1,67%)
     

El fervor por los dividendos se hace más presente en las carteras

El aumento de la incertidumbre derivada de la crisis sanitaria derivó en el hundimiento del reparto de dividendos. Primero fueron los bancos, a instancias de los reguladores, los que se vieron obligados a incrementar la prudencia y junto con ellos, varias compañías tomaron la decisión de suspender el pago de dividendos a sus accionistas hasta no lograr una claridad sobre el efecto de la crisis en sus balances. De este modo, los recordes de dividendos rondaron los 220.000 millones de dólares ya que cerca del 30% de los valores incluidos en el MSCI World anunciaron el recorte durante 2020.

Con la recuperación económica global y de los beneficios corporativos vino la vuelta a la retribución de los accionistas. Así, el 2021 fue el año de la vuelta al dividendo, con un crecimiento en torno al 9% o unos 378.000 millones de euros, aún por debajo del nivel de prepandemia.

No obstante, los dividendos prometen recuperarse en este 2022, al menos es lo que apuntan los recientes anuncios corporativos, provocando que a medida que se desvanece el fervor especulativo aumente el fervor de los inversores por las acciones defensivas y de alto pago de dividendos, como una estrategia de protección a sus carteras.

El índice MSCI World High Dividend Yield ha subido a su nivel más alto desde mayo frente al índice de referencia de las acciones mundiales, superando la tendencia bajista que había registrado desde los temores a una pandemia generalizada en 2020. Este movimiento sugiere que para los inversores ahora es más importante un flujo de ingresos sólido y estable que la perspectiva de revalorización del capital.

El índice arroja un rendimiento de alrededor del 6,2%, más de 2 puntos porcentual por encima del índice MSCI AC World, y más de dos puntos porcentuales por encima de lo que obtendría en el indicador de bonos globales de Bloomberg.

El índice está compuesto por una serie de empresas de varios sectores siendo la atención médica y productos básicos los sectores con mayor peso, con Procter & Gamble como uno de los pesos más representaticos y que el miércoles quedó demostrada su característica defensiva con el anunciar sus resultados y elevando las perspectivas de ventas y aumento de precios que le han permitido y permitirán compensar costes más altos para el actual año fiscal.

La rentabilidad por dividendo actuales son muy atractivas, con Europa significativamente más alta que la de los bonos corporativos, mientras que en EE.UU. van mano a mano la rentabilidad por dividendo y la de los bonos de gobierno. Y aunque este ratio es un reflejo del pasado, ya que considera los últimos pagos de dividendos y los precios a diciembre de 2021, las perspectivas a futuro son favorables, con expectativas de incrementos en el pago de dividendos.

Si miramos a nivel global, excepto en aquellos países donde los tipos de interés ya comenzaron una normalización desde hace algunos meses (como Brasil y algunos otros emergentes), hay países donde la rentabilidad por dividendo es sumamente atractiva, como es el caso de España. Incluso, según la nota de Allianz GI, se estima que el pago de dividendos en España podría crecer entre un15% y 20% en este 2022, más de lo que crecerían en otros países europeos como Alemania, Francia e Italia, donde los aumentos estarían entre el 10% y el 13%, según cálculos de la gestora Allianz Global Investors, que además pronostica un nuevo récord en el pago de dividendos en Europa en 2022, aumentando el 8%.

Como apunta Hans-Jörg Naumer, director global de Mercado de Capitales y Análisis Temático, "los dividendos otorgan estabilidad a las carteras, especialmente en años con evolución negativa de los precios, pudiendo compensar las caídas en parte o su totalidad. Además, la volatilidad media de las acciones de compañías que pagan dividendos es significativa y sistemáticamente inferior, una diferencia de más de 10 pp para el mercado europeo".

¿Qué opciones tiene el inversor para aprovecharse de estas expectativas?

Por un lado, como siempre, existe la posibilidad que el inversor compre acciones de aquellas compañías com mayor rentabilidad por dividendo y esté al tanto del momento en el que pagan, como si no pagan. Sin embargo, siempre apostamos por la diversificación y el análisis de aquellas empresas con capacidad para el pago recurrente de los dividendos, cuidando la salud financiera. Es por ello que las otras opciones que tiene el inversor es vía fondos.

Varias gestoras españolas tienen fondos cuya que invierten en empresas con un track record de pago de dividendos:

Pero también hay gestoras internacionales y ETFs con alternativas de inversión que van desde invertir en empresas europeas y más diversificación vía selección de compañías globales pagadoras de dividendos. El gráfico permite simple vista ver los resultados pasados conseguidos por estas gestoras, que aunque no garantizar resultados futuros, si que dan ciertas señales de consistencia.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente