Mercados españoles cerrados

Padre e hijo fabrican un Lamborghini con una impresora 3D

Así es un modelo real de Lamborghini Aventador. Foto: Getty Images.

Durante dos años, Sterling Backus construyó con la ayuda de su hijo de 11 años un Lamborghini Aventador. A menos por fuera, claro está.

Padre e hijo jugaban en su casa en Colorado, cuando vieron pasar un Lambo real. El niño alucinó. Entonces a su padre, un físico especializado en diseño de láseres, se le ocurrió sorprender al menor.

Al inicio pensó emplear láminas de metal, pero luego cayó en la cuenta de que sería mucho más original valerse de la impresión 3D.

Así que, con un chasis de acero que fabricaron para la ocasión y un motor LS1 V8 de un viejo Corvette, se pusieron manos a la obra. El plan era imprimir todos los aditamentos del superdeportivo.

De acuerdo con el portal Gizmodo, Backus descargó los paneles de la carrocería de GrabCAD y los modificó para imprimirlos en una impresora CR-10S.

La impresora la había comprado en Amazon.

Con el avance del proyecto, el hombre entendió que el plástico sería vulnerable al sol, por lo que tomó la decisión de cubrirlo con fibra de carbono.

Y todo gracias a los tutoriales sobre fabricación que descubrió en YouTube, según admitió en una entrevista con CTV News.

Pero claro, su proyecto le costó unos 20.000 dólares de inversión.

Además de complacer y hacer feliz a su hijo, ahora la idea de este físico es mostrar el auto las escuelas locales y hacer que sea admitido como un proyecto de STEM (ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas) que haga que los jóvenes se interesen en esa rama de la enseñanza.

Mientras, cada vez que saca a la calle su Lamborghini Aventador impreso en 3D todos se detienen a observarlo con un rostro de respeto y admiración hacia sus fabricantes. A fin de cuenta este es otro de los inventos que nacieron en el garaje de una casa.