Mercados españoles abiertos en 15 mins

Evo Morales condena la detención Assange como una violación de las libertades

El presidente de Bolivia, Evo Morales. EFE/Archivo

La Paz, 11 abr (EFE).- El presidente de Bolivia, Evo Morales, condenó la detención este jueves en Londres del fundador de WikiLeaks, Julian Assange, que consideró una "violación a la libertad de expresión".

"Condenamos enérgicamente la detención de #JulianAssange y la violación a la libertad de expresión", escribió el mandatario boliviano en su cuenta en Twitter.

Morales expresó su solidaridad "con este hermano que es perseguido por el gobierno de #EEUU por revelar sus violaciones a los derechos humanos, asesinatos de civiles y espionaje diplomático".

Estados Unidos acusó al fundador de WikiLeaks de "conspiración para infiltrase" en sistemas del Gobierno para acceder a información clasificada, un cargo por el que podría ser condenado a una pena de hasta cinco años de prisión, según un comunicado del Departamento de Justicia estadounidense.

La nota detalla que en marzo de 2010 el activista australiano se coordinó con la exsoldado Chelsea Manning, que entonces trabajaba como analista de inteligencia para el Departamento de Defensa de EE.UU. bajo el nombre de Bradley Manning, para acceder a material clasificado del Gobierno.

Esta colaboración dio pie a la filtración en el portal WikiLeaks de más de 700.000 documentos clasificados como secretos sobre las guerras de Irak y Afganistán y cables del Departamento de Estado, lo que supuso un revés para la diplomacia estadounidense.

Hasta la fecha se creía que Assange había actuado como mero receptor de los documentos, pero los cargos desvelados este jueves indican que EE.UU. considera que el australiano y Manning trabajaron en equipo para obtener los documentos y dificultar la identificación del origen de la filtración.

Assange se encontraba recluido en la embajada de Ecuador en Londres desde 2012, cuando pidió asilo a la legación diplomática del país latinoamericano para evitar su extradición a Suecia, que entonces solicitaba su entrega por presuntos delitos sexuales.

Aunque el caso en Suecia se archivó, Assange permaneció recluido en la legación por temor a que su salida activara la petición de extradición de EE.UU. y con ello su inmediata detención.

Poco después de su arresto, un juez británico lo declaró culpable de haber roto los términos de su libertad condicional, por lo que podría enfrentarse a una pena de hasta 12 meses de prisión en el Reino Unido.