Mercados españoles cerrados
  • IBEX 35

    8.382,60
    -25,30 (-0,30%)
     
  • Euro Stoxx 50

    3.977,90
    -6,60 (-0,17%)
     
  • Dólar/Euro

    1,0531
    +0,0002 (+0,02%)
     
  • Petróleo Brent

    86,01
    -0,87 (-1,00%)
     
  • Oro

    1.797,30
    -3,80 (-0,21%)
     
  • BTC-EUR

    16.104,47
    -172,04 (-1,06%)
     
  • CMC Crypto 200

    404,33
    +2,91 (+0,72%)
     
  • DAX

    14.529,39
    +39,09 (+0,27%)
     
  • FTSE 100

    7.556,23
    -2,26 (-0,03%)
     
  • S&P 500

    4.071,70
    -4,87 (-0,12%)
     
  • Dow Jones

    34.429,88
    +34,87 (+0,10%)
     
  • Nasdaq

    11.461,50
    -20,95 (-0,18%)
     
  • Petróleo WTI

    80,34
    -0,88 (-1,08%)
     
  • EUR/GBP

    0,8573
    -0,0012 (-0,13%)
     
  • Plata

    23,17
    +0,53 (+2,33%)
     
  • NIKKEI 225

    27.777,90
    -448,18 (-1,59%)
     

Europa ya vivió una crisis energética hace 50 años y las medidas fueron durísimas

Europa ya prepara sus planes de ahorro energético ante la escasez de gas que se está viviendo. En el horizonte, un otoño y un invierno de restricciones debido fundamentalmente a la guerra de Ucrania, pero no solo. Y es que tras la pandemia de coronavirus, los precios han subido de una manera espectacular debido a una demanda cada vez mayor.

Así, lo que se va a vivir en los próximos meses es una situación atípica para la mayoría de la sociedad. Pero solo hay que bucear un poco en la historia más reciente para encontrar un momento muy similar. Concretamente, hay que viajar a la década de 1970, cuando la crisis del petróleo ya condenó al continente a unos años de escasez de energía.

Tienda en Londres en 1973 prácticamente a oscuras. Europa ya vivió algo similar en los 70. (Photo by P Wade/Fox Photos/Hulton Archive/Getty Images)
Tienda en Londres en 1973 prácticamente a oscuras. Europa ya vivió algo similar en los 70. (Photo by P Wade/Fox Photos/Hulton Archive/Getty Images)

En el mes de octubre de 1973, la Organización de Países Árabes Exportadores de Petróleo (OPAEP) anunció un embargo de petróleo como represalia contra los países occidentales que habían apoyado a Israel en la guerra de Yom Kippur.

El resultado de esta medida fue nefasto y provocó una grave crisis en todo el mundo, cuadriplicándose el precio del petróleo, disparando la inflación y llevando a las economías a la recesión. Una situación que recuerda y mucho a la actual, aunque cambiando el petróleo por el gas.

Y es que la guerra en Ucrania ha agravado un problema que ya estaba muy presente en todo el continente europeo. El aumento de los precios energéticos ya fue sonado el pasado otoño e invierno, pero el conflicto lo ha agravado, ya que Rusia es una gran potencia gasística y la UE pretende reducir su dependencia del Kremlin. Así pues, nos encontramos en lo mismo: precios por las nubes, camino a la recesión y con escasez.

Y las medidas de ahorro de entonces sirven para poder imaginar lo que puede ocurrir en los próximos meses. Mientras en España el debate está en el apagado de los escaparates a partir de las 22 horas, la anterior crisis energética nos muestra la dureza de las restricciones que fueron necesarias.

En el caso del Reino Unido, además, la crisis del petróleo se juntó a huelgas de mineros que hicieron que el carbón también escaseara. En un invierno con apenas reservas, las autoridades decidieron limitar el trabajo a solo tres días a la semana, con el objetivo de ahorrar electricidad.

Hubo apagones planificados, graves interrupciones de la industria y miles de personas se quedaron sin trabajo en una situación de excepcionalidad que se prolongó durante varios años. Las compañías de televisión, incluyendo la BBC, tenían que dejar de emitir a las 22.30 horas y en los hogares las limitaciones eran importantes.

La crisis del petróleo de 1973 provocó muchos problemas en Europa. (Photo by Evening Standard/Hulton Archive/Getty Images)
La crisis del petróleo de 1973 provocó muchos problemas en Europa. (Photo by Evening Standard/Hulton Archive/Getty Images)

Tanto es así que solo se podía calentar una habitación y debían estar apagadas las luces no esenciales. Lavar con agua hervida, envolverse en mantas para luchar contra el frío o comer y trabajar a la luz de las velas se convirtieron en la rutina diaria del país.

Reino Unido se sumió en unos años de oscuridad de la que solo se libraban hospitales, supermercados o imprentas. En el resto de negocios, era habitual estar a la luz de las velas o haciendo uso de linternas. Una situación que hoy nos parece impensable, pero que está todavía cercana en el tiempo.

La jornada laboral de tres días solo duró dos meses y fue un fracaso, pero la economía británica estuvo a punto de colapsar.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un tuit no disponible por tus preferencias de privacidad

En Alemania, también fue muy complicado este periodo. En su caso, tal y como cuenta la periodista Anna Bosch, se optó por la prohibición de usar el coche algunos días y por limitar el consumo de la calefacción. Algo que está cerca de producirse este 2022 también.

En España se fomentó también el ahorro energético con una serie de carteles que animaban a los consumidores a reducir el consumo de electricidad, agua caliente o gas.

Unas circunstancias que ahora, cinco décadas después, son similares y pueden obligar a aplicar medidas semejantes. Esperan unos meses muy duros y la crisis del petróleo de los años 70 no anima al optimismo.

EN VÍDEO I La herramienta de Google Maps que todo conductor debe conocer para ahorrar al repostar gasolina

Más historias que te pueden interesar: