Mercados españoles abiertos en 6 hrs 14 min

España, país de jóvenes ludópatas

El juego y las apuestas siempre han existido. En el Museo de Bellas Artes de Boston, se exhibe un ánfora ateniense del año 525 a.C. que representa a Aquiles y Áyax Telamonio (héroes de la Guerra de Troya) jugando con dados. Un juego similar se describe en el Evangelio de San Juan, en el que los legionarios romanos “echan a suertes” las prendas de Jesús tras crucificarlo.

De la misma manera, siempre ha existido la ludopatía, el trastorno que produce una urgencia psicológicamente difícil de controlar a jugar y apostar a pesar de los efectos graves que dicha práctica tenga en la vida personal, familiar o laboral de la persona. Biológicamente, el juego puede producir una adicción, ya que abusa del ‘sistema de recompensa’ que tenemos en el cerebro. Al hacer algo que nos gusta, se segrega dopamina, que produce placer y euforia; el acto de jugar, así como el de ganar dinero, afecta este sistema y condiciona a muchas personas a buscar reactivarlo de manera compulsiva. Muy a menudo, los ludópatas también tienen niveles bajos de norepinefrina, una hormona asociada al estrés.

También de interés: Ser mal hijo y ‘mantenido’ cada vez es más difícil en España

Foto: Getty

Por todo esto, es normal que se tomen medidas para regular el sector del juego, ya que, en muchos casos, afecta gravemente a gente vulnerable. Casi medio millón de los españoles juegan patológicamente, lo cual afecta también a los parientes, parejas y amistades, incidiendo en un 2,5% de la población.

Un caso particularmente preocupante es el de la ludopatía entre los jóvenes, quienes pueden tener peor control de sus impulsos en general. Según un estudio de la Federación de Jugadores Rehabilitados, España es el país europeo con la tasa más alta de ludópatas de entre 14 y 21 años, y es una cifra en constante crecimiento. Antes del 2011, el porcentaje de jóvenes entre los ludópatas acogidos para tratar su adicción representaba sólo el 3,8%, mientras que en el 2015 llegó a ser del 16%.

Algunos atribuyen este crecimiento a la multiplicación de las casas de apuestas, las cuales, sólo en Madrid, se han incrementado en un 140% desde el 2014. A su vez, estas ‘casas’ a menudo se encuentran a poca distancia de centros escolares. También se critica fuertemente la prevalencia de publicidad positiva en diversos canales de comunicación, incluyendo promociones y ‘bonos de bienvenida’, a diferencia de otros sectores que se consideran problemas de salud pública, fruto de la con la Ley 13/ 2011 sobre la regulación del juego en España.

El problema está en Internet

Pero ¿no es necesaria la mayoría de edad para poder participar en apuestas? Sí. Pero hay un ambiente donde verificar la edad de manera minuciosa no es una práctica común: internet. No es nada difícil para un joven poder jugar online ingresando los datos de un adulto, por lo que las apuestas deportivas y el póker online se ven cada vez más prevalentes entre los ludópatas. Según Guillermo Ponce, psiquiatra especializado en adicciones, “la prevalencia entre los adolescentes de conductas de juego problemático es, por lo menos, el doble que en adultos” y “en sólo unos meses se ven atrapados por el juego por la facilidad de acceder a él en cualquier lugar y las 24 horas del día”, a diferencia de la media de desarrollo de adicción constatada anteriormente, de entre 5 y 6 años desde el inicio de la conducta.

Es imposible que los padres controlen a los jóvenes en la totalidad de su actividad online, por lo que es probable que se necesite más regulación para prevenir la ludopatía juvenil, especialmente respecto a la publicidad y las credenciales online. También es importante concienciar a la gente de los efectos devastadores de una adicción tan costosa, y a educar adecuadamente sobre los principios de probabilidad, ya que muchos justifican sus actividades pensando que estadísticamente es más probable que se gane luego de una pérdida. A fin de cuentas, es difícil combatir el abuso del juego en un país que celebra tan ávidamente cosas como el Gordo de Navidad.

Laotracaradelamoneda

IDNet Noticias