España pedirá más merluza del Norte en la negociación a 27 que arranca hoy para repartir la pesca de 2013

Arias Cañete considera que los fuertes recortes que plantea Bruselas no están avalados por informes científicos

BRUSELAS, 18 (EUROPA PRESS)

Los ministros de Pesca de la Unión Europea inician este martes las negociaciones para el reparto de las posibilidades de pesca de la flota comunitaria en 2013, con la propuesta de Bruselas de introducir fuertes rebajas y las reservas de países como España, que pedirá mejoras en la cuota de merluza de Norte, como punto de partida.

La comisaria de Pesca, Maria Damanaki, plantea recortes importantes para pesquerías de interés para España, como la merluza en aguas del norte de Europa (32%) y el rape en aguas comunitarias próximas a las costas francesas (20%) y en el caladero nacional (38%).

En total, Bruselas aboga por recortar las capturas de 47 poblaciones y aumentar las de otras nueve --incluidos algunos caladeros de bacalao, lenguado, merluza y cigala--, en donde considera que la gestión de los recursos a largo plazo ha dado sus frutos.

Pero el ministro de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, Miguel Arias Cañete, en Bruselas desde el lunes, ha dicho que las reducciones que pide Damanaki "no están justificadas" por estudios científicos y ha alertado de las "graves consecuencias económicas y sociales" que tendría para la flota española que saliera adelante el reparto que defiende la comisaria.

Arias Cañete ha afirmado que cuenta con "alianzas" con otros Estados miembros para presionar y modificar la propuesta de Bruselas, durante una negociación que ha augurado "muy dura" y que podría alargarse durante varios días.

Entre las mejoras a las que aspira España para su flota destaca un aumento del 9 por ciento en las capturas de merluza norte, frente a la rebaja del 32 por ciento que pide Bruselas, y un "ligero aumento" en la pesca de la anchoa o boquerón del golfo de Cádiz, para el que Damanaki propone la misma cuota que en 2012, según han informado fuentes diplomáticas.

En el caso de la merluza norte, España defenderá que la situación biológica de la especie permite un aumento, porque cree que "ni técnica ni científicamente" se justifica la rebaja que promueve Bruselas, porque hay "gran abundancia" del recurso. En el caso del boquerón del sur la tendencia de explotación muestra una "estabilidad" que permitiría la mejora, explican las fuentes.

Para el gallo, Damanaki también apuesta por reducir sus posibilidades de pesca en distintos caladeros, desde un 20 % en aguas comunitarias del golfo de Vizcaya y aguas del norte hasta un 40 % en el oeste de Escocia y otras.

Pero España, junto a otros países como Portugal y Francia, cuestionan la urgencia a la que apela la comisaria para reducir drásticamente la pesca de especies como el gallo y el rape y defenderá el 'status quo' de estas especies en el Gran Sol y aguas ibéricas, explican las fuentes.

Otros recortes recomendados por Bruselas afectan a la cigala del norte en aguas del golfo de Vizcaya (18%), caladeros nacionales (10%) y oeste de Escocia; y al abadejo (20%) en caladeros nacionales.

Para aquellas pesquerías sobre las que los datos científicos sobre su estado eran limitados, Damanaki ha optado por proponer una rebaja del 20%.

Los Estados miembros en su mayoría no ven con buenos ojos, según fuentes próximas a la negociación, el principio de precaución que plantea la comisaria para los caladeros para los que no hay suficientes datos científicos y prefieren que se tengan en cuenta otros factores como las "tendencias de explotación".

Los Veintisiete ya consiguieron en noviembre que Damanaki valorara este elemento en el reparto de las posibilidades de pesca de especies en aguas profundas.

En su reunión, los ministros empezarán por otros asuntos pesqueros como el plan de gestión a largo plazo del bacalao del norte que permitirá reabrir el debate sobre la base jurídica de este tipo de planes multianuales.

Las diferencias entre el Consejo y el Parlamento y la Comisión sobre las competencias de cada institución en estos modelos de gestión mantienen bloqueados planes como el de la anchoa del Cantábrico y el jurel. Los negociadores esperan que el debate de los ministros permita reactivar el asunto.