Mercados españoles cerrados en 3 hrs 33 min

¿Es real el optimismo del gobierno sobre la economía? Los indicadores que pueden contradecirle

Para entender el desarrollo económico de un país hay que saber leer entre líneas y estudiar muchas aristas. El pasado mes de junio la ministra de Economía en Funciones, Nadia Calviño, anunció con gran optimismo que España salía del brazo correctivo de la Unión Europea, tras más de diez años bajo su supervisión. Esto insufló una gran dosis de confianza en el Ejecutivo que anunció poco después que la economía española crecería por encima del 2,2%, y “eso siendo cautos”, apuntó Calviño.

Sin embargo, el dato del crecimiento del PIB del segundo trimestre (entre abril y junio), lejos de ser positivo es un tanto alarmante: el Producto Interior Bruto (PIB) subió un tímido 0,5% intertrimestral, dos décimas menos que en el primer trimestre y además es el más bajo de los últimos cinco años. Pese a ello, el Gobierno mantiene su intención de subir su previsión de crecimiento.

Artículo relacionado que te puede interesar: Luces y sombras en los buenos datos de empleo en España

Pedro Sánchez Foto: (AP/Manu Fernández)

¿Esto qué quiere decir exactamente? El PIB de un país está dentro de la contabilidad nacional y expresa el valor monetario de la producción de los bienes y servicios de un país. Es, por tanto, un catalizador de su economía. Pero hay otros muchos indicadores económicos que son reflejo de cómo funciona un país, como la EPA, la afiliación a la Seguridad Social, las exportaciones, las importaciones, las ventas, etc.

Si extraemos los datos de la última EPA (encuesta de población activa) vemos que se sigue creando empleo y que, por tanto, cree la población activa, sin embargo, el empleo sigue siendo estacional, con el pico más alto en los meses estivales, y con poca calidad. Además, la tasa de paro no baja del 14%, aunque lo cierto es que está en sus mínimos desde 2008.

Empresas que lo pasan mal

Las insolvencias han aumentado por encima del 2% respecto al mismo periodo del año anterior. Desde enero hasta julio de este año el número total de concursos de acreedores ascendió a 2.808, casi un 7% más, disparándose en el mes de julio en el sector de la salud y servicios sociales, en actividades financieras y de seguros y en las industrias extractivas.

La diferencia entra las exportaciones e importaciones ha crecido, pero a un ritmo menor de los esperado, el déficit alcanzó casi 14.000 millones de euros en el primer semestre, casi un 9% más a la registrada en el mismo periodo de 2018, además el consumo de energía eléctrica también bajó, por encima del 3% en el mes de julio.

Leyendo estos datos, no se puede colegir que el escenario económico de España sea catastrófico, pero sí es menos optimista que el planteado por el gobierno en funciones.

También hay algunos datos positivos como el aumento en la creación de empresas o la mejora de la competitividad de la economía, que aumentó un 0,6%. Es necesario estar atentos a los indicadores y no dejarnos llevar por las campañas de marketing ni por el catastrofismo tan habitual en nuestro país.

Laotracaradelamoneda

IDNet Noticias