Mercados españoles cerrados

¿Solucionaría todos los males acabar con el dinero en efectivo (corrupción incluida)? No tan rápido

Jaime Quirós – El concepto de dinero de toda la vida, ese que se lleva encima, en la billetera o el bolsillo y que ha formado parte del mundo desde hace cientos de años, está cambiando. Sólo algunas tribus muy aisladas del planeta no han tenido nunca contacto con las monedas y billetes, lo que solemos llamar ‘efectivo’.

El dinero como medida del valor de las cosas facilita el intercambio de bienes y servicios, la remuneración por el trabajo y la especialización de la producción. Sin dinero, el comercio se reduciría al trueque e intercambio directo de un bien por otro. Ese era el método utilizado por la gente primitiva, pero como humanos inteligentes que somos, inventamos las monedas y billetes hacer negocios con facilidad. Después, hemos avanzado tanto con la invención de métodos electrónicos de pago y su popularidad, que ese dinero puede haberse quedado ‘viejo’ y en desuso y estar viviendo sus últimos años de existencia.

[También de interés Si el contrato tiene la letra demasiado pequeña, reclama: podría ser ilegal’]

Dinero en efectivo. Foto: Getty

Es cierto que la eliminación del dinero en metálico favorece la efectividad de las políticas monetarias y económicas de los bancos y de los gobiernos de los distintos estados. Pero, si se erradicara su existencia, ¿supondría un recorte la libertad de las personas y el mundo sería un lugar menos seguro?

Hay una corriente que dice que sí​. Su eliminación puede perjudicar a los ciudadanos, ya que facilita una vigilancia masiva de los poderes públicos y privados, pudiendo poner en cuestión algunas de las libertades básicas. Además, se impediría la retirada en efectivo frente a una crisis bancaria (para bien y para mal).

El dinero efectivo también se considera más inclusivo y democrático, ya que todo el mundo puede usarlo, mientras que usar cuentas bancarias, cheques o tarjetas de crédito tiene unos requisitos; y es seguro en el sentido de que no corre riesgo de ciberataques. El Instituto Coordenadas de Gobernanza y Economía Aplicada ha defendido en su ‘Seminario sobre la Brecha Financiera en España’ el uso del dinero en efectivo para garantizar la seguridad y la privacidad de los usuarios. Critica que existan actualmente iniciativas orientadas a disminuir o eliminar su utilización. Algunos autores, como Fernando Zunzunegui, también consideran inmoral la eliminación del efectivo.

En cambio, otros autores como Kenneth Rogoff sostienen que el dinero en metálico es el principal causante de la evasión de impuestos y de la economía sumergida e ilegal y por eso defienden que se incremente el uso de dinero electrónico.

En este sentido, el Instituto de Estudios Fiscales expone que las haciendas públicas de los distintos estados son algunos de los grandes perjudicados por la existencia de actividades económicas que se llevan a cabo en la economía sumergida, pues al desempeñarse estas transacciones en la sombra (y en efectivo) no permiten el cobro de los correspondientes impuestos directos e indirectos. “Una vía para poner coto a tales actividades ilegales u ocultas es por medio de la eliminación del dinero en efectivo y su conversión en dinero electrónico oficial”, sugieren.

Al final, todo tiene sus ventajas y desventajas. Quizá la clave es que, si los estados son garantes de la libertad y defienden la privacidad de las personas, no habría problema en que todo sea electrónico. En caso de fraude, sería más fácil investigar porque los delincuentes habrían dejado ‘huella’. Pero de ahí a eliminar el ‘efectivo’… ¿Nos veremos obligados a dar la paga semanal a nuestros hijos a través de un plástico o a que los mayores tengan que sacar la tarjeta para jugar una partida de cartas?

Laotracaradelamoneda

IDNet Noticias