En qué gastan sus fortunas los ricos de la lista Forbes

Distribución, moda, tecnología y el sector financiero concentran los intereses de los protagonistas del ránking de los más de ricos que elabora Forbes. Las condiciones económicas les han favorecido este año.

Millonarios es un término que no les hace justicia. Son mucho más que eso: las 1.426 personas que integran la lista Forbes de los más ricos del mundo se denominan "milmillonarios", pues tener al menos mil millones de dólares es el requisito indispensable para entrar en el ránking.

Su perfil es variopinto. El 90% son hombres y el 10%, mujeres. Tienen entre 28 y 87 años. El 31% procede de EEUU; el 27%, de Asia Pacífico; otro 26%, de Europa y el resto se divide entre Latinoamérica, Oriente Medio y África. Pero esta diversidad no evita que sus carteras de inversión tengan características comunes.

El primer vistazo al top 50 de la lista, encabezada por el mexicano Carlos Slim, el norteamericano Bill Gates y el español Amancio Ortega, da la primera muestra de esa radiografía: tecnología, distribución, moda y operaciones financieras son los sectores predominantes. Sin olvidar las herencias y, sobre todo, el poder de una buena diversificación de las inversiones.

Suben las bolsas

Hasta aquí podría sonar a la historia clásica de la riqueza. Pero este año hay cambios. No sólo porque las subidas de las bolsas, animadas por los estímulos de la Reserva Federal, y la fuerza de las grandes marcas han llevado a récords las fortunas mundiales. También por la propia composición de la exclusiva lista.

La mejor muestra es el ascenso de Ortega del quinto al tercer puesto, convirtiéndose en el hombre que más dinero ha ganado en los últimos doce meses. Atesora 57.000 millones de dólares (43.850 millones de euros), 19.500 millones más que hace un año.

¿Por qué sube tanto? Su ascenso coincide con el alza general de las acciones de empresas del sector del comercio. Según los expertos, los bajos precios del algodón, el crédito barato y el ajuste de los presupuestos familiares en busca de bienes más baratos se han aliado a favor de Ortega, de Stefan Persson (su homólogo en H&M y el duodécimo del ránking) o de la familia Walton, propietaria de Wal-Mart y el clan más rico de EEUU.

"Es un año muy bueno para ser multimillonario, es más fácil por las fuerzas económicas y los mercados globales", resumen desde la clasificación de Forbes, donde los magnates de venta al por menor abundan en el top 100.

Pero no sólo ahí hay dinero. Otra fórmula para amasar fortunas es apostar por grandes operaciones. La prueba es Jorge Paulo Lemann, fundador de 3G, que se alió con Warren Buffett en febrero para comprar Heinz por 18.000 millones de euros.

Y es que el éxito siempre pasa por tener una fuente donde obtener recursos y luego invertirlo en varios sectores. Por ello es conocido precisamente Buffett, un clásico de estos ránking e icono de una lista que incluye grandes nombres, como Michael Bloomberg, alcalde de Nueva York y fundador de la firma de información Bloomberg, que pasa del puesto 20 al 13. O Carl Icahn, con inversiones en CVR Energy y Hain Celestial. También destaca Alwaleed bin Talal, príncipe de Arabia Saudí, con negocios en firmas como Twitter. En este repaso, llama la atención la ausencia de fortunas forjadas en el sector inmobiliario, que sufre la la crisis. Aunque no ocurre lo mismo en el ránking particular de España, donde 12 de los 20 milmillonarios están asociados al ladrillo. Más que casualidad es una oportunidad, pues Forbes deja su consejo para el ránking del próximo año: ahora es un buen momento para apostar por el ladrillo español.

Carlos Slim, el mexicano imbatible

Hasta los años malos son buenos para Carlos Slim. Comenzó 2013 con un desplome de las acciones de América Móvil, su joya de la corona, y perdiendo cerca de 2.000 millones de euros en Europa por la caída de sus inversiones en KPN y los problemas de derechos de banda ancha. Pero, pese a todo, se ha vuelto a coronar como el más rico del mundo gracias a sus 73.000 millones de dólares (55.700 millones de euros), casi un 6% más que un año antes.

¿Cuál es su secreto? Para Financial Times se trata de combinar una "reputación de tener un perfecto timing para los negocios con un gusto por la sabiduría popular". Apartir de ahí, Slim marca distancias con inversores como Warren Buffett, que especula con valores, para definirse como un hombre con visión de negocio. Presume de no mirar si una acción sube o baja, sino el beneficio y el desarrollo potencial de una firma.

También es clave la localización, pues dicen que lo primero que hace Slim cuando aterriza en un país es preguntar el precio de una taza de café, de la gasolina y de un paquete de cigarrillos. Eso le sirve para hacerse una idea de cómo es una...

Leer el artículo completo aquí

Más artículos de Expansión.com

Así va la Bolsa

PUBLICIDAD