Mercados españoles cerrados en 6 hrs 27 min

El vídeo censurado de Greenpeace que está arrasando en las redes

Es un hecho: basta que nos prohíban algo para que tengamos más ganas de hacerlo, y esto no se limita a cuando somos pequeños. Así lo demuestra un vídeo de Greenpeace que denuncia los estragos del aceite de palma.

El vídeo vio la luz el verano pasado y pasó bastante desapercibido. Ahora, tras haberse prohibido su emisión en la televisión británica, se ha hecho viral y lleva ya acumulada la friolera de 35 millones de reproducciones.



[Te puede interesar: Jesucristo haciéndose donante de órganos: el anuncio vetado que escandaliza a Australia]

Las asociaciones ecologistas llevan tiempo denunciando las terribles consecuencias que tiene la industria del aceite de palma para la naturaleza. El hábitat de muchas especies está siendo arrasado y las principales víctimas, los orangutanes, mueren masivamente de la manera más cruel.

Aunque el aceite de palma sigue siendo un ingrediente ubicuo, que podemos encontrar un altísimo porcentaje de los alimentos que compramos, la conciencia sobre este problema va creciendo y algunas cadenas de supermercados han empezado a eliminar de su oferta los productos con palma.

Una de las marcas que apuesta por el cambio es la británica Iceland Foods, que decidió colaborar con Greenpeace y utilizar su vídeo para transformarlo en un anuncio navideño. Sin embargo, el spot nunca llegó a ver la luz en las televisiones británicas. La razón es que los organismos reguladores de la publicidad consideraron que el anuncio tenía contenido político, cosa que está prohibida en este país.

Sin embargo, el resultado ha sido decididamente favorable para el mensaje. A raíz de la prohibición el anuncio ha corrido como la pólvora en redes sociales y medios de comunicación. Y es que, además de la polémica de su censura, el vídeo tiene muchos ingredientes para hacerse viral, con una propuesta sencilla y potente que está conmoviendo a millones de usuarios.

Imagen de la campaña