Mercados españoles cerrados en 8 hrs 21 min

El truco de Rajoy para no subir más la pensión a los jubilados

Jaime Quirós – La ingeniería de las empresas para adaptar sus cuentas e impuestos a límites legales está a la orden del día. Gigantes como Zara (ITX.MC), a la que se acusó de dejar de pagar 600 millones de euros entre 2011 y 2014 o Ikea, denunciada en Europa por dejar de pagar más de 1.000 millones, son ejemplos claros de cómo grandes corporaciones usan a su favor los reductos legales para pagar menos de lo que teóricamente deberían. Puede que teóricamente sea “legal”, pero desde luego es muy poco ético. Y muy hipócrita cuando después sacan pecho mostrando sus acciones de responsabilidad social corporativa.

Las grandes corporaciones al final son eso, grandes corporaciones cuyo fin es minimizar gastos y maximizar beneficios. Pueden ser mejor o peor, más egoístas o más solidarios, pero no dejan de ser empresas privadas que miran por sus intereses.

[También de interés: El Gobierno propone calcular pensiones con toda la vida laboral voluntariamente]

El presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy. Foto: Reuters

Pero si en el caso de las empresas ya puede escocer al ciudadano, que el Gobierno haga ingeniería fiscal clama al cielo. El economista Eduardo Garzón ha desgranado en una reciente publicación cómo la ingeniería económica también se ha usado recientemente para influir en las cuentas estatales. Con estas tácticas se puede conseguir afirmar una cosa y que suceda otra.

Lo que ha ocurrido es que la Seguridad Social lleva años en déficit. El gobierno ha ido metiendo dinero desde la hucha de las pensiones. La clave está en por qué el Estado presta dinero a la Seguridad Social en vez de transferírselo directamente. Son cuentas del conjunto de las administraciones públicas, por lo que sería como pasarse el dinero de un bolsillo a otro. Nadie se presta dinero a sí mismo.

Si en vez de un préstamo hiciera una transferencia, el déficit de la Seguridad Social desaparecería. El dinero transferido computa como ingreso no financiero mientras que el dinero recibido a través de un préstamo no. Si la Seguridad Social no tuviese déficit, entonces las pensiones se revalorizarían al ritmo del IPC y no al 0,25% como ocurre ahora por estar en déficit.

Esto quiere decir que Rajoy no transfiere dinero a la Seguridad Social porque si lo hiciese, las pensiones se revalorizarían más y el coste del pago de las mismas sería superior. Por eso ha decidido dar préstamos a la Seguridad Social.

No es ético ni responsable que un gobierno utilice trucos contables para hacer perder más poder adquisitivo a nuestros mayores. Adulterar las cuentas es bastante perverso y digno del más gazmoño y fariseo. Por un lado, dicen que trabajan por el pueblo fielmente y para conseguir que todo vaya a mejor, pero en realidad realiza trucos que empobrecen al ciudadano.

Los datos del paro tampoco afectan desde hace años al presidente. Rajoy ha demostrado que si deja de ocupar la Moncloa tiene un futuro prometedor y trabajo asegurado de trilero fiscal.

Laotracaradelamoneda

IDNet Noticias