Mercados españoles abiertos en 8 hrs 59 min

El regulador de EEUU estima que el Boeing 737-MAX podría recibir la aprobación de vuelo a finales de junio

Por Allison Lampert y David Shepardson

MONTREAL/FORT WORTH, EEUU, 23 mayo (Reuters) - La Administración Federal de Aviación espera autorizar que el avión 737-MAX de Boeing entre de nuevo en servicio a finales de junio, informaron el jueves representantes del regulador aéreo de Estados Unidos a miembros de la agencia de aviación de Naciones Unidas en una reunión privada, dijeron fuentes a Reuters.

Si el objetivo se logra, las aerolíneas estadounidenses no tendrían que extender mucho más las costosas cancelaciones de vuelos de sus 737-MAX durante la temporada alta del verano boreal, pero los representantes de la Administración Federal de Aviación (FAA, por su sigla en inglés) advirtieron que no hay un cronograma firme para que el avión vuelva al aire.

American Airlines Group Inc, Southwest Airlines Co y United Airlines suspendieron los vuelos del 737-MAX hasta julio y agosto después de que la FAA suspendió en marzo las operaciones del avión de mayores ventas de Boeing tras dos accidentes en un lapso de cinco meses en los que murió un total de 346 personas.

Funcionarios de la FAA y ejecutivos de Boeing informaron el jueves en privado a miembros del consejo de la Organización de Aviación Civil Internacional (OACI) en Montreal sobre el 737-MAX, mismo día que el administrador interino de la FAA, Dan Elwell, se reunió con reguladores aéreos durante ocho horas en Fort Worth, Texas.

El proponer una posible fecha para el regreso al aire del 737-MAX en Estados Unidos va más allá que cualquier otro comunicado público de la FAA hasta el momento.

Elwell declinó responder preguntas sobre el informe privado a la OACI. "La última cosa que quiero es poner una fecha y que luego alguien, ya sea la FAA, o ustedes, o el público se concentre en la fecha en lugar del resultado final del proceso", dijo a Reuters en una conferencia con reporteros después de la reunión en Fort Worth, que dijo fue "constructiva".

Reiteró declaraciones previas de que la FAA no aprobará los vuelos del avión hasta que haya completado un análisis de seguridad, sin un cronograma fijo.

El camino para lograr que el 737-MAX vuelva a volar fuera de Estados Unidos sigue siendo aún más incierto. Canadá y Europa dijeron el miércoles que autorizarían las operaciones de la aeronave bajo sus propios términos, no bajo los de la FAA.

Las acciones de Boeing, el mayor fabricante de aviones del mundo, recortaron sus pérdidas iniciales el jueves y cerraron con una baja de un 0,6% a 350,55 dólares. Los papeles han perdido cerca de un 17% desde el segundo accidente, de un avión de Ethiopian Airlines en marzo, borrando unos 40.000 millones de dólares de valor de mercado de la empresa.

Incluso después de que la FAA levante la prohibición a los vuelos del 737-MAX, las aerolíneas deberán destinar entre 100 a 150 horas para alistar cada aeronave para que vuelve nuevamente luego de que fueron guardadas en los hangares, además de entrenar a sus pilotos sobre el nuevo software, dijeron a Reuters ejecutivos de las tres empresas estadounidenses que operan el 737-MAX.


(Reporte de Allison Lampert en Montreal y David Shepardson en Fort Worth, Texas; Reporte adicional de Tracy Rucinski en Chicago y Eric Johnson en Seattle; Editado en Español por Ricardo Figueroa)