Mercados españoles abiertos en 7 hrs 11 min

El mercado laboral se llena de yayos ¿qué puede suponer a largo plazo?

La franja de trabajadores con mayor edad no ha dejado de crecer en el mercado laboral español, lo que podría tener duras consecuencias para el futuro del sistema. Foto: Getty Images.

El relevo generacional es el índice que permite conocer si una población puede ser reemplazada de forma suficiente en un determinado período de tiempo. Se halla relacionando el grupo de edad de adultos jóvenes (30-44 años) y el grupo de adultos mayores (45-64 años). Para que el reemplazo se produzca de forma armónica, estos grupos deben de estar equilibrados en número.

Lo que encontramos en España es que cada vez hay más porcentaje de personas mayores en el mercado laboral. Según el último Informe ‘Mercado de Trabajo de los Mayores de 45 años’, elaborado por el Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE) y analizado por la Fundación Adecco, el número de personas mayores de 45 años en el mercado ha crecido en 372.480, lo que supone un incremento del 1,71%.

La cifra de contratos a mayores de 45 años sigue aumentando, llegando a los 5.591.115 (25,08% del total de contrataciones en España), casi 400.000 más que el año pasado (5.194.955). Aunque se trata de un dato positivo, que continúa la tendencia alcista empezada en 2009, es el menor incremento de los último cinco años (7,63%).

Trabajadores más mayores

El aumento de la población mayor de 45 años ha tenido como consecuencia que la población activa en esta franja de edad haya crecido en algo más de un millón de personas en los últimos 5 años. De hecho, la edad media de los trabajadores en España ha pasado de los 39,7 años de 2007 a 43 años en la actualidad.

El envejecimiento se produce de manera constante e imparable debido a la baja natalidad española y al crecimiento de la esperanza de vida de los españoles, una de las más altas del mundo.

Pensiones en riesgo

Entonces, ¿qué consecuencias tiene que el mercado laboral se llene de ‘yayos’? El gran y principal problema es que se pone en riesgo el futuro de las pensiones. Estos trabajadores de edades más avanzadas pasarán en menos de 20 años a ser pensionistas jubilados, lo que puede hacer quebrar el sistema si no hay jóvenes para reemplazarles y que coticen para pagar sus pensiones.

Incluso un dato que es estremecedor es que actualmente hay 123 mayores de 64 años por cada 100 jóvenes menores de 16 años. Demuestra que el envejecimiento de la población española es ya un problema de presente, no sólo de futuro.

Además, a pesar de estas tendencias negativas están cuantificadas, la tendencia de la gente sigue siendo tener menos hijos. Se ha normalizado en la mente de muchos que lo mejor en su vida es no tener hijos. Sumamente respetable por supuesto, pero terrible para que el sistema funcione.

Se antoja fundamental por lo tanto incentivar cuanto antes con beneficios laborales y fiscales a las personas que decidan tener hijos. Un buen espejo puede ser los países nórdicos. Y si no, por suerte o por desgracia (según a quien le preguntes) siempre nos quedará la opción de abrir las fronteras a mano de obra joven para regenerar la población. Quién sabe, quizá la generación que ‘salvará’ y heredará España no ha nacido aquí.

Artículos relacionados que te pueden interesar:


Laotracaradelamoneda

IDNet Noticias