Mercados españoles abiertos en 7 hrs 12 min

El juez prohíbe importar tónica Schweppes británica a España

Schweppes lleva inmersa en un litigio desde hace años, cuando los propietarios de la marca en España comenzaron su reclamación judicial por la importación de esta tónica desde el Reino Unido a través de una empresa de Barcelona. En julio un juez de la Audiencia Provincial sentenció, según recoge ahora El Confidencial, que esa práctica no puede seguir produciéndose.

Los propietarios de la marca Schweppes en España denunciaron que una empresa de Barcelona la importaba del Reino Unido. (Foto: Associated Press)

El origen del conflicto en los juzgados se remonta a 2014, aunque la base del mismo viene de hace más tiempo, cuando la marca, fundada en el siglo XVIII y tras muchos vaivenes, acabó siendo dividida en dos grupos en Europa. A un lado quedó el selo Schweppes en España y a otro, el británico, con propietarios distintos.

Para entender un poco mejor a qué se deben las reclamaciones de unos y otros y cuáles son sus argumentos, hay que saber que en España la exclusividad de la marca la tiene el denominado Grupo Schweppes, que es propiedad de Suntory, y tiene también los derechos de Austria, Bélgica, Holanda, Luxemburgo, Francia, Portugal y algún país más. En el caso del Reino Unido, la fabricación y los derechos de la marca, como en Bulgaria, Chipre, Croacia, Eslovenia, Estonia y Grecia por ejemplo, es cosa de Coca-Cola.

La pregunta que cualquiera ajeno al litigio se puede hacer es por qué alguien puede querer importar tónica de Reino Unido si se fabrica también aquí. La respuesta es obvia y económica. Como explica el gerente de Red Paralela, la empresa barcelonesa que la importa, traérsela en tráiler desde el país anglosajón les sale más económico que comprar la elaborada en España. Según las cifras recogidas en la sentencia de hace unas semanas, entre 2009 y 2014, más de 17 millones de botellas llegaron por carretera a territorio nacional con sello británico.

Mientras, Schweppes Suntory, que cuenta con tres fábricas en España, ve cómo una parte de su cuota de mercado se pierde. De ahí que en 2014 decidiese denunciar. Su caso ha estado dando vueltas y llegó hasta el juzgado mercantil número 8 de Barcelona, cuya jueza consultó al Tribunal de Justicia de la UE para poder dictar una sentencia que, finalmente, fue favorable para Red Paralela.

Desde Europa le dijeron que solo podía prohibirse la importación si la división española podía demostrar que se trataba de una marca única y global y que no existían vínculos entre ambas. La magistrada estudió las pruebas y determinó que esos vínculos se daban y dictaminó que no podía prohibirse la venta de tónica británica en España. Eso fue en abril de 2018.

Sin embargo, poco más de un año después y con las mismas pruebas, desde la Audiencia Provincial sentencian que aunque lo argumentado por la anterior sentencia es cierto, eso no demuestra la existencia de esa relación que exige la justicia europea y considera que no hay un trabajo conjunto entre Schweppes Suntory y Coca-Cola que abra la vía de la importación.

En el texto, citado por El Confidencial, se determina que las pruebas son “insuficientes para concluir que se dan cualquiera de las dos circunstancias que exige el Tribunal de Justicia en relación con la imagen global de la marca o la existencia de vínculos económicos”. Y por eso mismo establece una indemnización de algo más de 293.000 euros (el 5% de las ventas), el cese de la compra de tónica a Reino Unido y la destrucción de lo que ya está en territorio nacional.

Esta sentencia puede ser recurrida en casación al Tribunal Supremo. En el caso de que prosperase y se anulase la sentencia de julio, sus efectos podrían quedar anulados por el Brexit. Aunque abriría la puerta a que Red Paralela pudiera comprarla a cualquiera de los otros países europeos bajo el dominio de Coca-Cola.