Mercados españoles abiertos en 3 hrs 18 min

El imperio de restaurantes de Jamie Oliver se derrumba y pone en riesgo 1.000 puestos de trabajo

Los administradores encargados del imperio de restaurantes de Jamie Oliver han cerrado todos los locales de la compañía menos tres de ellos, una decisión que hará que unos 1.000 empleados pierdan sus puestos de trabajo.

La compañía, que incluye 22 restaurantes de la cadena Jamie’s Italian en Reino Unido y los restaurantes Fifteen and Barbecoa del famoso chef, designó el martes a la firma de auditoría KPMG como administradora.

“Por desgracia, al no contar con fondos suficientes para administrar el negocio, se han cerrado todos los restaurantes menos los del aeropuerto de Gatwick”, dijo en un comunicado el administrador conjunto Will Wright, socio de KPMG.

El martes, Oliver confesó en un tuit: “Me siento devastado porque nuestros queridos restaurantes en el Reino Unido están en manos de una administración”.

“Lamento profundamente esta situación y me gustaría agradecer a todas las personas que han puesto sus almas y corazones al servicio de este negocio a lo largo de los años”.

KPMG confirmó que se despedirán a alrededor de 1.000 empleados, pero aseguró que pagarán todos los salarios del personal hasta la fecha de su nombramiento como administradores. Actualmente, el grupo emplea a unos 1.300 empleados en 25 restaurantes.

El imperio de Oliver hace tiempo que presenta problemas, de hecho, había intentado buscar a un nuevo inversor.

Foto de archivo del chef Jamie Oliver en la cocina durante el lanzamiento de su restaurante “Fifteen” en la calle Old Street de Londres, el 7 de noviembre de 2002. El grupo de restaurantes de Jamie Oliver, que incluye a la cadena Jamie’s Italian y Barbecoa and Fifteen, ha designado a un grupo de administradores, una decisión que pone en riesgo a más de 1.300 empleos.

Durante varios meses entre 2017 y 2018, el chef se vio obligado a inyectar en la empresa casi 13 millones de libras esterlinas, unos 17 millones de dólares, de su propio bolsillo para salvarla de la bancarrota.

Al hablar sobre esa decisión, el famoso chef dijo que su cadena de restaurantes tocó fondo debido a una “tormenta perfecta” en la que se conjugó el aumento de los alquileres, tasas y costos de alimentos con el declive de la actividad económica en las calles principales, el Brexit y el incremento del salario mínimo.

El año pasado, el grupo vendió cinco de sus restaurantes australianos en un acuerdo de rescate de último minuto, a la vez que se vio obligado a cerrar un sexto local.

Me siento devastado porque nuestros queridos restaurantes en el Reino Unido están en manos de una administración. Lamento profundamente esta situación y me gustaría agradecerles a todas las personas que han puesto sus almas y corazones al servicio de este negocio a lo largo de los años. Jamie Oliver

En 2017, Oliver cerró seis de las sucursales de Jamie’s Italian en el Reino Unido, responsabilizando de esta decisión a las “presiones e incertidumbres” del Brexit. En enero del 2018, vendió otras 12 sucursales.

En su último año fiscal, la compañía perdió casi 20 millones de libras esterlinas, unos 26 millones de dólares. Las ventas cayeron alrededor de un 11 %, a 101 millones de libras esterlinas, unos 129 millones de dólares. Un problema del que responsabilizó a los “desafíos actuales en el sector de la gastronomía informal”.

“He experimentado cuán difícil es el entorno comercial actual para las empresas del sector de la gastronomía informal”, reveló Wright el martes, y agregó que los gerentes de la compañía trabajaron “incansablemente para estabilizar el negocio”.

En febrero de 2018, los documentos judiciales revelaron que la cadena Jamie’s Italian, fundada en 2008, tenía deudas de más de 70 millones de libras esterlinas, unos 90 millones de dólares, incluyendo 30 millones de libras esterlinas, unos 40 millones de dólares, en sobregiros y préstamos.

En su momento de máximo esplendor, se llegaron a abrir más de 40 sucursales de Jamie’s Italian.

En otra declaración ofrecida el martes, Oliver reveló que la intención de la cadena era irrumpir positivamente en la gastronomía del mercado de clase media del Reino Unido “aportando más valor e ingredientes de mayor calidad, así como mejores estándares de bienestar animal y un equipo increíble que compartía mi pasión por la buena comida y el servicio”.

“Y eso fue exactamente lo que hicimos”, dijo.

El negocio en los medios de Oliver, incluyendo su lista de libros de cocina y programas de televisión más vendidos, no se ha visto afectado por el colapso de su imperio de restaurantes. En su último año fiscal, las ganancias en esa empresa aumentaron un 45%, a 8 millones de libras esterlinas, unos 10 millones de dólares.

Oliver, quien ha vendido más de 40 millones de libros, no solo es el chef famoso más exitoso del Reino Unido sino también el autor de no ficción más vendido del país.

Edmund Heaphy