Mercados españoles abiertos en 1 hr 50 mins

El Ibex cierra su mejor año desde 2013 pese al tono bajista de la última semana

MADRID (Reuters) - El Ibex-35 encadenó su cuarto recorte consecutivo en la última sesión del ejercicio, lo que no impidió que el principal índice de la bolsa española registrara en 2017 su mejor evolución en cuatro años, con un alza anual que superó el 7 por ciento.

Mientras los inversores aguardan las referencias que marquen el paso de 2018, el contexto internacional volvió a estar marcado por el encarecimiento del crudo y otras materias primas, que anticipan a ojos de los inversores una reactivación de la inflación y la actividad.

Factores similares ya provocaron la racha alcista de las bolsas a principios de este año tras la llegada al poder de Donald Trump en EEUU, con una perspectiva de mayores inversiones en infraestructuras y tipos de interés más altos.

En España, el positivo panorama bursátil y económico se vio ensombrecido en otoño por la crisis separatista en Cataluña, que de nuevo mantiene en alerta a los inversores tras la victoria con mayoría absoluta de los independentistas en las elecciones catalanas del 21 de diciembre.

Pese a estas inquietudes nacionales y a los interrogantes sobre la evolución económica mundial y las políticas monetarias de los grandes bancos centrales, el Ibex acumuló en el año un avance del 7,4 por ciento, tras dos años de descensos (-7 por ciento en 2015 y -2 por ciento en 2016) y un avance del 3,7 por ciento en 2014.

Se trata del mejor ejercicio desde 2013, cuando el índice subió un 21 por ciento ante la estabilización de la crisis de deuda en la zona euro -que incluyó el rescate de la banca española- y las políticas expansionistas de los bancos centrales.

El avance del año que acaba se fraguó principalmente en el primer semestre, ya que tanto noviembre (-2,97%) como diciembre (-1,6%) han frenado al selectivo español.

Sostenido por el nivel psicológico de los 10.000 puntos, el viernes el Ibex cayó un 0,49 por ciento a 10.043,9 puntos, encadenando cuatro sesiones a la baja, aunque con un volumen limitado según datos de Thomson Reuters.

En la última semana el recorte acumulado fue del 1,36 por ciento, en jornadas consideradas en gran medida de transición, a la espera de reabrir las carteras de inversión con el nuevo año.

En el contexto europeo, el índice de grandes valores de la región FTSEurofirst acabó el día prácticamente plano, tras subir en el año un 7 por ciento.

En un mercado sin novedades empresariales de peso, la banca cotizó el viernes a la baja (-0,6 por ciento en Santander y -0,5 por ciento en BBVA) y también retrocedieron otros grandes valores como Inditex (-0,4 por ciento) y Telefónica (-0,9 por ciento).

La petrolera Repsol fue el valor que más cayó el viernes, un 1,6 por ciento, pese a lo cual acabó 2017 con un avance del 15 por ciento, en un contexto de fuerte encarecimiento del crudo desde finales de junio.

Los mayores avances del año en el Ibex los registraron Cellnex (+57 por ciento), IAG (+42 por ciento), Amadeus (+40 por ciento) y Abertis (40 por ciento).

En el lado opuesto, los mayores castigos anuales los recibieron Siemens Gamesa y Técnicas Reunidas 34,6 y 32 por ciento respectivamente, afectadas por la percepción de perspectivas desfavorables para su negocio.

Fuera del Ibex, destacó el viernes la vuelta al parqué de Urbas, que perdió un 23 por ciento de su valor.

El supervisor bursátil español levantó el jueves la suspensión sobre la empresa, cuya cotización había suspendido en septiembre tras iniciarse una investigación judicial a la compañía por presuntos delitos de estafa, relativos al mercado y a los consumidores y de administración desleal. La CNMV decidió que Urbas podía volver a cotizar tras publicar la empresa una serie de documentos a requerimiento del supervisor.