Mercados españoles cerrados

El español que quiere revolucionar el mercado laboral de Estados Unidos

La transformación de la manera de llegar a los nuevos empleos, eso es lo que pretende un joven emprendedor nacido en España y que llega pisando fuerte con la intención de revolucionar el mercado laboral estadounidense. Un mercado que es tan flexible como dinámico en la contratación y en los despidos.

Como todo el mundo sabe, los procesos de selección en muchos casos son complejos. La ardua tarea de filtrar candidatos y de elegir al trabajador más adecuado es excesivamente laborioso. Por eso, Borja Moreno de los Ríos, el mencionado emprendedor, busca acotar los mecanismos para hacer que la contratación sea mucho más fácil.

Mediante una startup, Merlin, pretende facilitar los procesos de selección laboral en los perfiles de baja cualificación, aquellos que se conocen al otro lado del Atlántico como los blue collar workers.

Su idea comenzó después de identificar que “la mayoría de los marketplaces que ofrecen estos servicios en Estados Unidos están enfocados en ayudar a grandes compañías a encontrar empleados para trabajos de oficina, los white collar Jobs”, comenta Moreno de los Ríos.

[También de interés: Dinamarca y la burbuja del pleno empleo]

Trabajador de una cadena de restaurantes en Estados Unidos. Foto de Joe Raedle (Getty Images)

Sin embargo, no había instrumentos específicos para pequeñas y medianas empresas que dieran con el talento que necesitan “en un mercado en el que dos terceras partes de la población activa se dedican a trabajos fuera de las oficinas, y más de la mitad son contratados por pymes”, añade en declaraciones que recoge ABC.

¿Y que supone la aparición de Merlin también? La “verticalización” del portal Craiglist, que es el único “Marketplace” que está enfocado hacia los trabajos de baja cualificación, y que representa dos tercios de los 5,5 millones de personas que se contratan mes a mes al otro lado del Atlántico.

El estudio de mercado que se realizó antes del lanzamiento de la aplicación llegó a la conclusión de que “tanto el proceso de encontrar trabajo como el proceso de reclutamiento de empleados en el segmento no cualificado están completamente rotos”, debido a que en la actualidad la búsqueda de empleo dura en torno a seis semanas, con unas 80 solicitudes para hacerse con un empleo. Un tiempo desmesurado que Moreno de los Ríos quiere recortar.

“Nosotros estandarizamos los procesos y ofrecemos un producto que está centrado y diseñado para un público concreto, y que también ofrece una solución a medida a las pymes”, comenta el emprendedor español. “El aspirante tarda menos de un minuto y tres ‘taps’ una vez que se ha registrado, y el empleador puede publicar ofertas en cuatro pasos y menos de dos minutos”, añade. Por tanto, se agilizarían todos los procesos.

De esta manera, en España, con los problemas que hay en muchos casos para hacerse con un trabajo y con la rigidez del mercado laboral, la implementación de un modelo similar podría resultar de gran utilidad. Por lo pronto, en Estados Unidos ya lleva dos meses en funcionamiento con resultados positivos. ¿Llegará finalmente a otros países?

IDNet Noticias