Mercados españoles cerrados

Las claves de un nuevo plan sanitario en EEUU desde un punto de vista empresarial

El director ejecutivo de Athenahealth: Jonathan Bush.

Jonathan Bush, director ejecutivo de la empresa especializada en salud Athenahealth (ATHN) y primo del expresidente George W. Bush, dice que el plan presentado por los republicanos en la Cámara de Representantes para sustituir el Obamacare tiene algunas cosas buenas.

“El nuevo programa ofrece algunos atisbos de esperanza con los que el Congreso está intentando infundir fuerza al mercado y ‘compras’ en un sector que lo necesita de forma desesperada. Esta idea de que los pacientes tengan más responsabilidades financieras por el cuidado de su salud y que puedan elegir dentro del sistema de salud es buena. Sin embargo, no podemos esperar que la gente se comporte como si fueran consumidores, porque sabemos que la salud básicamente no es ‘algo que se compra’”, eso escribió Bush a Yahoo Finance mediante un correo electrónico.

En el correo, enumeró algunas formas mediante las cuales él cree que puede lograrse que la salud sea “comprable”, por ejemplo, haciendo que toda la atención sanitaria se articule en una red nacional.

“Una de las muchas oportunidades perdidas en el ámbito de la salud que podría resolverse con una red nacional tiene que ver con la programación de citas; a día de hoy solo un 16% de los proveedores ofrece la posibilidad de concertar una cita a través de Internet. Una red nacional en dos sentidos permitiría a los pacientes reservar citas de una forma más conveniente, al tiempo que permitiría a los proveedores llenar sus huecos libres también de forma más conveniente. Desde el punto de vista clínico, con una red nacional los doctores podrían compartir y acceder a casos clínicos y a resultados en tiempo real, en lugar de hacerlo una vez al año a través de una conferencia anual”, escribió Bush.

Recientemente, los republicanos de la Cámara de Representantes desvelaron su plan de sustitución del Obamacare bautizado como American Health Care Act. Pasó al Comité de Medios y Arbitrios a primera hora del jueves.

Las respuestas

Yahoo Finance mandó algunas preguntas a Bush y él las respondió. Su empresa, Athenahealth, ofrece servicios de facturación médica y de registros médicos digitales entre otros.

Yahoo Finance: ¿Cuál ha sido su reacción frente al plan presentado recientemente? ¿Qué le gusta de él? ¿Qué no le gusta? ¿Algo que le preocupe?

Jonathan Bush: “En última instancia, solo el tiempo dirá cómo afecta este nuevo enfoque a los pacientes, los proveedores y el sistema de salud en general. Lo que resulta preocupante es que, por ahora, nadie está hablando realmente de cómo reducir los costos del sistema. El gasto en asistencia sanitaria está creciendo a un ritmo insostenible: hacia 2020 se espera que los costes del sistema de salud estadounidense sean tan altos que, de por sí solos, supondrían el mismo valor de la cuarta economía más importante del mundo. Si no abordamos hoy esta cuestión de los costos, terminaremos ofreciendo planes y una atención médica que nadie podrá pagar.

El nuevo programa ofrece algunos atisbos de esperanza con los que el Congreso está intentando infundir fuerza al mercado y ‘compras’ en un sector que lo necesita de forma desesperada. Esta idea de que los pacientes tengan más responsabilidades financieras por el cuidado de su salud y que puedan elegir dentro del sistema de salud es buena. Sin embargo, no podemos esperar que la gente se comporte como si fueran consumidores, porque sabemos que la salud básicamente no es ‘algo que se compra’. Para lograr que sea comprable necesitamos:

  1. Poner a disposición de pacientes y proveedores la información necesaria para tomar decisiones más apropiadas, al tiempo que poder recompensarlos económicamente por ello.
  2. Conectar los diversos niveles del sector de la salud para que se disponga de toda la información a la hora de acceder y salir de esos niveles.
  3. Reunir toda la atención sanitaria en una red nacional. La industria puede crear todo el software que quiera, pero sin un tejido interconectado en una red, la innovación y los conocimientos compartidos estarán limitados a espacios restringidos. Una de las muchas oportunidades perdidas en el ámbito de la salud que podría resolverse con una red nacional tiene que ver con la programación de citas; a día de hoy solo un 16% de los proveedores ofrece la posibilidad de concertar una cita a través de Internet. Una red nacional en dos sentidos permitiría a los pacientes reservar citas de una forma más conveniente, al tiempo que permitiría a los proveedores llenar sus huecos libres también de forma más conveniente. Desde el punto de vista clínico, con una red nacional, los doctores podrían compartir y acceder a casos clínicos y a resultados en tiempo real, en lugar de hacerlo una vez al año a través de una conferencia anual.

YF: ¿Es este plan viable? ¿Significará el fin del Obamacare?

JB: Que sea o no un “Obamacare light”, es decir, el mejor plan que jamás hayamos visto o bien el fin del mundo, parece que va a depender más del lugar desde donde uno lo mire que no otra cosa. Hay que decir que esto no es una derogación total del ACA (Obamacare). Muchas de las disposiciones se mantienen, como por ejemplo la posibilidad de que los jóvenes mayores de edad puedan permanecer cubiertos por el seguro de sus padres hasta cumplir los 26 años, y por el intento general del gobierno de ajustar de forma más estrecha el reembolso al proveedor con el valor y el volumen de los servicios prestados.

YF: ¿O debemos mantener el Obamacare tal y como está? Si no es así, ¿cómo podemos arreglar el sistema sanitario?

JB: Independientemente del plan final que resulte, en Athenahealth creemos que aún queda mucho por hacer para reducir costos insostenibles en el sistema de salud, y hacerlo en parte superando los obstáculos administrativos que sufren tanto los proveedores como los pacientes. Independientemente del rol del gobierno, la industria debe eliminar el papeleo. Debemos lograr que los pagos se puedan hacer de forma más transparente y sencilla, y crear un sistema del que tanto pacientes como proveedores quieran formar parte; tal y como mencioné antes, hacer que la atención sanitaria sea verdaderamente “comprable” es un componente importante para lograr esto.

Más concretamente, el gobierno debería darle forma a la cuestión de la transparencia de los datos, comenzando por poner los del Center for Medicare and Medicaid Services a disposición de las entidades cubiertas por la HIPAA (Ley de Transferencia y Responsabilidad de Seguro Médico). Dado que los mayores contribuyentes sirven para financiar el servicio de los pacientes más caros (los más pobres y los más viejos) del país, esos datos ocultos podrían dar una valiosa información que se podría traducir en mejoras de los tratamientos, los pagos y el funcionamiento de la atención sanitaria. En Athenahealth podríamos rellenar el historial médico de los pacientes antes de que lleguen al consultorio. En lugar de pedir al paciente que rellene los datos sobre los medicamentos que consume, las alergias y las intolerancias a medicamentos, nos gustaría rellenar tanto como sea posible con los datos de las reclamaciones. A su vez, esto nos permitiría conseguir que toda la población goce de una mejor salud. Podríamos ayudar a los proveedores a identificar qué pacientes necesitan atención y a que les salga más rentable, evitando redundar en procedimientos y reduciendo así tareas administrativas innecesarias.

Se trata de una oportunidad para que la nueva administración cumpla con su promesa de hacer que la atención sanitaria sea más asequible. Hacer públicos los datos del gobierno en materia de salud sentaría un precedente de transparencia de datos y sería el punto de partida para que la propia dinámica del mercado pusiese a funcionar esos datos de la manera más eficaz y útil para doctores y pacientes… y para su aprobación no hace falta que sea votado en el Congreso.

Julia La Roche
Yahoo Finance