Mercados españoles cerrados

El dinero tumba rivalidades: jugadores del Madrid y el Barcelona invierten juntos en el ladrillo

 

Foto: Goal

Jaime Quirós – La rivalidad en el terreno de juego no tiene por qué suponer un obstáculo para hacer equipo cundo se trata de ganar dinero. Jugadores del FC Barcelona y del Real Madrid han decidido seguir este pragmático aserto. Olvidar rivalidades profesionales para invertir en una inmobiliaria común que, posteriormente, cotizará en bolsa. La operación se articulará a través de una socimi, es decir, una sociedad especializada en inversión en inmuebles cuyos beneficios apenas pagan impuestos, algo parecido, aunque no igual, a una sicav. Las socimi deben repartir dividendos entre sus partícipes anualmente y entrar en Bolsa antes de dos años desde su constitución…

En esta nueva sociedad, según cuenta Cinco Días, participan jugadores de La Liga y otros deportistas de élite. No obstante, aún no se conocen los nombres de los participantes.

El proyecto de los futbolistas de los dos equipos más potentes de España se constituirá en dos fases. En la primera, que está en ya en marcha, se están comprando activos inmobiliarios. Mientras que en la segunda, que debe entrar en funcionamiento antes del 30 de septiembre para beneficiarse del régimen fiscal especial de este tipo de compañías, se constituirá la socimi.

[También de interés: Hacienda pone a los famosos contra las cuerdas]

 

La inversión mínima inicial para participar en la inmobiliaria es de 500.000 euros y tendrá una rentabilidad mínima del 6%. La intención es alcanzar entre 200 y 300 millones de euros de capital para, posteriormente, debutar en el Mercado Alternativo Bursátil (MAB).

La sociedad, que aún carece de nombre, ya ha adquirido un aparcamiento, una sucursal bancaria, unas oficinas en Barcelona y se prepara para comprar un hotel, según señala el artículo. Las inversiones, que se focalizarán sobre todo en Barcelona y Madrid, estarán destinadas al alquiler residencial, promoción de viviendas y locales comerciales.

Los futbolistas, como suele ser habitual cuando están en activo, dejarán la gestión a expertos en el sector y recibirán acciones de manera proporcional a su participación.

Y es que habitualmente los futbolistas que invierten no lo hacen por ellos mismos salvo contadísimas excepciones, como puede ser el caso de Iniesta y su bodega de vinos y Piqué y algunas de sus empresas. La mayoría de las veces son los despachos, las agencias de valores y la banca privada la que les llevan sus temas.

Una delegación de funciones que a veces trae problemas. Pasó con la caída de Lehman Brothers, en la que se vieron afectados un montón de futbolistas a los que habían aconsejado meter bastante dinero ahí y fue una inversión ruinosa.

IDNet Noticias