Mercados españoles abiertos en 42 mins.

El CSN se inclina por reabrir Garoña con condiciones

Por Rodrigo De Miguel

MADRID (Reuters) - El pleno del Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) aprobó el miércoles, aunque sin unanimidad, un informe técnico favorable a la renovación de la licencia de explotación de la central nuclear más antigua de España, Santa María de Garoña, cuya actividad está parada desde 2012 tras más de 40 años de funcionamiento.

El visto bueno no implica que la central burgalesa vaya a entrar en funcionamiento inmediatamente, porque esa decisión recae sobre el Gobierno, que se encuentra en minoría en un Congreso donde es mayoritaria la oposición a la reapertura.

"El Ministerio de Industria tendrá que tomar la decisión. También corresponde al ministerio decidir el tiempo de operación", dijo el presidente del CSN, Fernando Martí, en una rueda de prensa para explicar la decisión.

El visto bueno a la reapertura de la planta, solicitada hace dos años por sus operadoras Endesa (ELE.MC) e Iberdrola (IBE.MC) a través de su sociedad conjunta Nuclenor, está supeditado al cumplimiento futuro de una serie de condiciones de seguridad.


La votación del Pleno, con cuatro votos a favor frente a uno en contra, generó controversia en el seno del organismo, que remitió en 2015 una carta a Nuclenor para que realizase una serie de modificaciones en la planta que a día de emisión del informe no se han realizado por completo, según el CSN.

A preguntas de periodistas sobre un posible cambio de criterio del CSN, su consejero Fernando Castelló dijo: "La carta no implica obligatoriedad. No hay cambio de criterio del consejo".

La consejera Cristina Narbona, que votó en contra de la autorización, basó su voto en que el informe de autorización es el primero favorable del CSN desde 1999 en el que no se concede un límite temporal y en que las modificaciones no están realizadas.

"Se pidió a Nuclenor una serie de modificaciones de diseño. Era un requisito previo. No ha tenido justificación este informe sin que se haya cumplido esta modificación", dijo la ex ministra socialista de Medio Ambiente.


El CSN habitualmente ha concedido renovaciones a 10 años.Nuclenor solicitó autorización para Garoña hasta 2031.


MAYORITARIA OPOSICIÓN PARLAMENTARIA

Los responsables del CSN dijeron que las modificaciones impuestas al titular de Garoña deberán estar completadas antes de una hipotética carga de combustible, lo que en la práctica ofrece más tiempo para que las autoridades decidan sobre su futura vuelta a las operaciones.

La decisión del CSN a favor de la reapertura de la planta, ubicada en la provincia de Burgos aunque muy cerca del País Vasco, se topó con la oposición de Partido Socialista, Podemos, Ciudadanos y el Partido Nacionalista Vasco.

"Si el Ministerio de Industria decide seguir adelante con este disparate, vamos a proponer al resto de los grupos una ley que cierre definitivamente Garoña", dijo Juantxo López de Uralde, miembro de la ponencia nuclear de Unidos Podemos en el Congreso.

Idoia Sagastizabal, portavoz parlamentaria en materia energética de EAJ-PNV, dijo que la posible apertura de la central iría en contra de la seguridad y abriría la posibilidad a alargar el ciclo de vida útil de las otras seis centrales nucleares en operación en España.


"El CSN tiende un puente de plata al Gobierno para conseguir alargar la vida útil de todas las centrales nucleares más allá de los 40 años de vida", añadió la portavoz de Energía del grupo del PSOE en el Congreso, Pilar Lucio.