Mercados españoles cerrados en 32 mins
  • IBEX 35

    8.344,30
    +15,00 (+0,18%)
     
  • Euro Stoxx 50

    3.705,38
    -7,40 (-0,20%)
     
  • Dólar/Euro

    1,2048
    -0,0019 (-0,16%)
     
  • Petróleo Brent

    66,47
    +2,40 (+3,75%)
     
  • Oro

    1.717,40
    +1,60 (+0,09%)
     
  • BTC-EUR

    41.121,48
    -1.453,92 (-3,41%)
     
  • CMC Crypto 200

    993,35
    +6,14 (+0,62%)
     
  • DAX

    14.053,14
    -26,89 (-0,19%)
     
  • FTSE 100

    6.642,44
    -33,03 (-0,49%)
     
  • S&P 500

    3.826,78
    +7,06 (+0,18%)
     
  • Dow Jones

    31.304,03
    +33,94 (+0,11%)
     
  • Nasdaq

    12.998,88
    +1,13 (+0,01%)
     
  • Petróleo WTI

    63,47
    +2,19 (+3,57%)
     
  • EUR/GBP

    0,8607
    -0,0039 (-0,45%)
     
  • Plata

    26,20
    -0,19 (-0,71%)
     
  • NIKKEI 225

    28.930,11
    -628,99 (-2,13%)
     

El coche autónomo de Uber que mató a una persona la detectó a tiempo pero no frenó

Tecnología y redes

El caso de la muerte de Elaine Herzberg, una mujer de 49 años que murió atropellada por un coche autónomo de Uber el pasado mes de marzo, se complica. Según datos de la investigación oficial, el vehículo sí que detectó la presencia de la mujer, pero decidió continuar su marcha, con fatales consecuencias.

Este escabroso dato se ha conocido gracias a un artículo publicado en The Information. Este medio ha podido entrevistar a personas que están trabajando en el esclarecimiento de los hechos y parece que la culpa del terrible accidente está en el software que controlaba el coche.

El accidente mortal de Uber. A la izquierda, el conductor, a la derecha, la víctima. (YouTube)
El accidente mortal de Uber. A la izquierda, el conductor, a la derecha, la víctima. (YouTube)

Al parecer, el sistema detectó a tiempo que Herzberg cruzaba de manera indebida la calle en medio de la noche, pero no la esquivó con un volantazo o frenando: simplemente decidió continuar como si no pasara nada. Eso sí, cuando percibió el golpe en el capó, el coche frenó en seco.

El software interpretó a la ciudadana como si fuera un falso positivo, es decir, como si fuera un error de los sensores o un objeto demasiado pequeño para suponer un problema más grave (como una hoja o una bolsa).

El sistema que controla la conducción autónoma de los Uber que están en periodo de pruebas en el estado de Arizona (en donde sucedieron los hechos) se denomina LIDAR. Esta tecnología está formada por sensores y cámaras que envían información a un ordenador central que interpreta las señales y gobierna la dirección y la velocidad del coche.

En el momento del accidente mortal, el coche estaba siendo supervisado por un conductor de Uber que debía estar atento por si ocurría algún tipo de problema en la carretera. Sin embargo, la grabación del interior del vehículo mostró al piloto disfrutando de un vídeo en una tableta en vez de estar atento a lo que sucedía en el camino.

Pero a pesar de esta negligencia, parece que el máximo responsable del accidente es el software que controlaba el coche, que se encontraba programado en su más bajo nivel de sensibilidad y que no detectó lo que estaba ocurriendo en el entorno.

Uber no ha querido comentar estas informaciones y solo se ha limitado a decir que que sigue trabajando con la Junta Nacional de Seguridad del Transporte (NTSB) para esclarecer los hechos. En las próximas semanas, este organismo emitirá un informe sobre lo ocurrido.

El accidente de Arizona hizo que Uber suspendiera todas las pruebas de coches autónomos. Si se confirma que el fallo de seguridad se encuentra en su software, es muy probable que tenga que pagar una indemnización millonaria a la familia de la víctima.