Anuncio
Mercados españoles cerrados
  • S&P 500

    5.478,75
    -8,28 (-0,15%)
     
  • Nasdaq

    17.734,03
    -128,20 (-0,72%)
     
  • NIKKEI 225

    38.633,02
    +62,26 (+0,16%)
     
  • Dólar/Euro

    1,0716
    -0,0032 (-0,30%)
     
  • Petróleo Brent

    85,84
    +0,51 (+0,60%)
     
  • Bitcoin EUR

    60.671,98
    -32,02 (-0,05%)
     
  • CMC Crypto 200

    1.363,75
    -18,91 (-1,37%)
     
  • Oro

    2.373,50
    +26,60 (+1,13%)
     
  • HANG SENG

    18.335,32
    -95,07 (-0,52%)
     
  • Petróleo WTI

    82,34
    +0,77 (+0,94%)
     
  • EUR/GBP

    0,8451
    +0,0006 (+0,07%)
     
  • Plata

    30,82
    +1,26 (+4,25%)
     
  • IBEX 35

    11.160,50
    +104,10 (+0,94%)
     
  • FTSE 100

    8.272,46
    +67,35 (+0,82%)
     

El confinamiento por el coronavirus podría tener estos mortíferos efectos secundarios

Reanudar la economía de Estados Unidos demasiado pronto hará que aumente el número de muertes por coronavirus, según afirman muchos expertos en salud. Algunos científicos han dicho que la apertura prematura de parte de la economía y el alivio de las medidas de distanciamiento social podrían conducir a una nueva ola de casos de coronavirus.

Mientras la Casa Blanca reflexiona sobre cómo y cuándo reanudar la economía, algunos en el gobierno, incluido el asesor comercial Peter Navarro, sostienen que el cierre de la economía podría ser más mortífero que el propio virus. “Mantenerla frenada también produce muertes. He repasado esto contigo y lo creo firmemente”, dijo el miércoles el presidente Trump durante la sesión informativa diaria del grupo especial de trabajo creado para luchar contra el coronavirus.

Como cardiólogo, el doctor Harlan Krumholz sabe por experiencia que el cierre es en sí mismo una amenaza mortal que no se puede ignorar. “Es algo con lo que debemos ser muy sensibles”, le dijo a Yahoo Finance.

ANUNCIO

“El virus puede ser mortal tanto por sus efectos directos como por los indirectos. Los efectos directos son los que produce el virus cuando uno se infecta, el tipo de riesgos a los que nos enfrentamos”, dijo Krumholz, profesor de medicina en la Universidad de Yale y director del Centro de Investigación y Evaluación de Resultados del Hospital Yale New Haven. Explicó que los efectos mortales indirectos del coronavirus se refieren a los riesgos para la salud de personas que están confinadas y que no acceden al tratamiento médico que necesitan.

El bloqueo por el coronavirus podría tener estos mortíferos efectos secundarios

Una de las principales preocupaciones de Krumholz, sobre la que también escribió en el New York Times, es la alarmante disminución de víctimas de ataques cardíacos y accidentes cerebrovasculares en el hospital Yale New Haven donde trabaja en Connecticut. Explicó que antes de la pandemia de coronavirus, el departamento de emergencias estaba tan lleno que los pacientes tenían que esperar en los pasillos para acceder a una cama en la unidad de cuidados intensivos. Desde que se produjo el cierre de emergencia por el coronavirus, el hospital aún no ha alcanzado su máxima capacidad a pesar de que desde el 6 de abril ha tratado a casi 300 pacientes con coronavirus.

“En un período de distanciamiento social, a la gente le da miedo ir al hospital. Como médicos, ya no podemos ver a los pacientes como lo hemos hecho tradicionalmente”, dijo. Para cumplir con la orden del gobernador del 20 de marzo según la cual los residentes de Connecticut deben estar confinados y quedarse en casa, muchos médicos han intentado tratar a sus pacientes ofreciendo servicios de telemedicina.

Krumholz dice que sus colegas de todo el país también han notado un fuerte descenso del número de pacientes con ataques cardíacos. Una encuesta informal en línea hecha a cardiólogos muestra que la mitad de los encuestados han visto una disminución del 40 % al 60 % en los ingresos por ataques cardíacos en los hospitales en los que trabajan.

Un paciente es transportado al hospital Mount Sinai de Manhattan, en Neuva York. Foto: REUTERS/Mike Segar
Un paciente es transportado al hospital Mount Sinai de Manhattan, en Neuva York. Foto: REUTERS/Mike Segar

“Se están reduciendo los ataques cardíacos en el país y uno de nuestros temores es que la gente tenga dolores en el pecho y se quede en casa o que tenga urgencias severas y agudas y sean atendidos con demora”, dijo Krumholz. “A causa de esto, se están exponiendo a un gran riesgo y, probablemente, eso también contribuya a un aumento indirecto de la tasa de mortalidad que se sume a las muertes producidas directamente por el virus”.

A Krumholz le preocupa que los pacientes que tengan miedo de ir a las farmacias no tengan acceso a los medicamentos que necesitan. “Aquí hay todo tipo de efectos secundarios que podrían entrar en juego y que suponen un riesgo para las personas, ya que no pueden controlar su diabetes, su enfermedad cardíaca, su insuficiencia cardíaca o un amplio rango de enfermedades que requieren fácil acceso a los medicamentos y al sistema de salud”, dijo.

A pesar de las órdenes de confinamiento decretadas en todo el país, Krumholz quiere que los pacientes que sufren enfermedades distintas al coronavirus sigan sintiendo que es seguro ir a los hospitales por una emergencia, ya que los médicos de urgencias podrían salvar sus vidas.

“No te quedes en casa por miedo si tienes un dolor que te oprime el pecho, si tienes dificultades para hablar, si tienes síntomas de estar sufriendo un derrame cerebral o si te duele mucho el vientre”, dijo. “Es un daño que se puede prevenir y no queremos que se produzcan toda esa cantidad de muertes secundarias solo porque la gente está asustada durante este período, cuando en realidad los hospitales pueden atender a todas las personas de forma segura”.

Sibile Marcellus